Centro de desintoxicación en Valencia

 

Quedan escasos días para que comiencen oficialmente las vacaciones de Navidad. Estas fiestas se celebran con la familia al rededor de una mesa llena de platos de comida deliciosa e hipercalórica, por lo que suponen una compañera peligrosa para nuestro peso. Después de meses haciendo esfuerzos para mantener la línea  y bajar esos kilos de más, en un par de semanas podemos volver a ganar todo el peso perdido. Hoy en el blog damos algunos consejos para seguir comiendo bien en Navidad.

Los compromisos, las cenas con amigos y las comidas de trabajo empiezan a primeros de diciembre y no finalizan hasta Año Nuevo por lo que es fácil ganar entre 4 y 5 kilos durante estos días, ¿cómo podemos evitar este aumento de peso? La clave es la moderación.

Consejos para comer bien en Navidad

1.- Elije pescado

De entre todos los platos que hay en la mesa, debemos decantarnos por aquellos que aporten menos calorías como sopas, verduras o cremas. El marisco y las ensaladas también son buenas opciones estos días. Y si hay que elegir entre carne y pescado, elije siempre esto último.

2.- Cuidado con el postre

Evitar el turrón y los mazapanes estos días es imposible. Además, el roscón de reyes y otras tartas están en la mesa a todas horas. Es inevitable comer pero hay que saber hacerlo con moderación y nunca entre horas.

3.- No te saltes comidas

Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no engordar en Navidad consiste en reservar hambre para las comidas importantes, comiendo lo mínimo el resto del día. Esto es una pésima idea ya que si llegamos a la cena de Nochebuena con un hambre atroz, es probable que acabemos comiendo más de lo que deberíamos. Es muy fácil perder el control cuando tenemos manjares delate de nosotros. Para evitar llegar a las comidas principales con mucha hambre, no te saltes comidas como el almuerzo o la merienda.

4.- Ejercicio físico

Es más importante que nunca mantenerse en movimiento en estas fechas. Iniciar el día haciendo ejercicio puede reducir nuestro apetito durante todo el día, según un estudio publicado por la revista especializada Medicine & Sciente in Sport & Exercise.

Hacer ejercicio de forma regular durante estos días nos ayudará de varias formas. Por un lado, evitarás perder el hábito, por otro te asegurarás de no coger esos kilos que tanto te ha costado perder.

5.- Come con moderación

Parece obvio pero es la clave para no engordar durante las fiestas. Comer de todo con moderación  hará que disfrutemos de la comida sin pasarnos.

Además, pasarnos con las cantidades puede llevarnos a sufrir pesadez, hinchazón y otras alteraciones digestivas como ardores. Para disfrutar de la cena de Navidad junto a nuestros seres queridos, es importante comer con moderación, vigilando la cantidad y también la calidad de lo que comemos.

6.- Cuidado con el alcohol

El alcohol es uno de los mayores responsables de las consecuencias negativas en esta época del año, ya que su aporte calórico es alto. Por lo tanto, no olvides las consecuencias de los excesos sobre el sistema digestivo, el hígado y nuestro peso.

7.- Come siempre de tu plato

De esta forma, podrás controlar mejor la cantidad que consumes. Picotear de todos los platos hace que comamos mucho más sin darnos cuenta.  Es importante ser conscientes de cuanto estamos comiendo para controlar lo que ingerimos. Esto nos ayudará a no abusar de los aperitivos, ni de los postres.

8.- Come despacio

Es un secreto a voces: comer rápido, además de hacer más difícil nuestra digestión, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, la ansiedad por comer propia de estas fechas, acompañada del hecho de que  la comida abunda y los platos no dejan de multiplicarse en la mesa. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar empachos. 

Si eres tú quién va a cocinar

Ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad es una gran responsabilidad (que a veces se convierte en una pesada carga) pero también tiene una parte positiva; y es que eres tú quién escoge el menú.  No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. De hecho, algunos de los platos tradicionales de estas fiestas son a base de verduras o asados al horno. Aquí van algunos trucos para que tus comidas navideñas no se conviertan en un exceso de calorías, grasas y azúcares.

1.- Moderación con las raciones

Lo más importante, es deshacernos de la mentalidad poco racional y muy española de que las comidas de Navidad tienen que ser abundantes. A veces, parece que si no sobra mucha comida es que no se ha preparado un convite en condiciones. Reducir las raciones de las comidas y cenas navideñas, generalmente ricas en grasa y azucar, es imprescindible para no aumentar de peso.

2.- Usa hortalizas y verduras para picar

Como entrantes, es mejor preparar unos canapés con una base de verduras o una crema que atiborrar a nuestra familia de embutido y frituras.  También pueden ser el acompañamiento perfecto para carnes y perscados, antes que otros alimentos más energéticos como patatas o cereales.

3.- Cuidado con el postre

Es preferible elaborar postres ligeros, a base de frutas, que son mas refrescantes y digestivos, que otro tipo de postres como tartas o pasteles, cargados de azucares y grasas.

Estos consejos pueden ayudarnos a moderar nuestras comidas Navideñas y disfrutar de las celebraciones de estos días sin sufrir el malestar posterior. Además de nuestra figura, nuestra salud también nos lo agradecerá.  En cualquier caso, si decides dejarte llevar por la euforia navideña y comer a tu antojo, en enero puedes volver a los nuevos propósitos y los especialistas de la Clínica Universitaria Síndrome, pueden ayudarte a aprender a comer y a establecer una relación saludable con la comida.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos