Centro de desintoxicación en Valencia

En los últimos tiempos están apareciendo nuevos trastornos relacionados con la comida y la imagen corporal.

La preocupación excesiva por la salud y el culto al cuerpo que promueve la sociedad actual es el caldo de cultivo perfecto para que aparezcan nuevos trastornos alimenticios como la ortorexia, que nos llevan a la búsqueda ilusoria de la perfección física y la «salud total».

Y, paradojas de la vida, hay quién se obsesiona tanto por estar sano que llega a enfermar ¿Qué sabes de la ortorexia, la Drunkorexia o la diabulimia? Sigue leyendo para conocer las características de estos nuevos trastornos alimenticios.

 

Los nuevos trastornos alimenticios

Los nuevos desórdenes alimenticios comienzan en la adolescencia, afectando por igual a hombres y mujeres. La edad en la que comienzan estos problemas es cada vez más temprana.

 

1.- Ortorexia: La obsesión por la calidad

La ortorexia es la obsesión por la comida sana, obsesión patológica por la comida biológicamente pura.

Las personas ortorexias viven con estrictas limitaciones dietéticas y se castigan fuertemente cuando se las saltan. Se preocupan excesivamente porque toda la comida que ingieren sea sana, convirtiéndolo en el principal objetivo de su vida. Esto hace que los afectados orienten toda su vida hacia la comida, lo que les aísla de los otros y les hace «vivir una dieta más que una vida».

En general, consumen solo alimentos procedentes de la agricultura ecológica, y muchos de ellos suprimen la carne, las grasas o cualquier otro alimento que consideren no adecuado.

Algunas pistas que pueden indicar la presencia de ortorexia son las siguientes:

  • Dedicar más de tres horas al día a pensar en su dieta sana.
  • Preocuparse más por la calidad de los alimentos que por el disfrute de consumirlos.
  • Disminución de la calidad de vida paralela al aumento de la pseudocalidad de la alimentación.
  • Sentimientos de culpabilidad cuando no se cumplen las convicciones dietéticas.
  • Planificación excesiva de menús.
  • Aislamiento social provocado por su alimentación.

La principal diferencia de la ortorexia con respecto a los trastornos de la conducta alimentaria clásicos (anorexia y bulimia nerviosas) radica en torno a que en estos últimas hay una preocupación excesiva por la «cantidad» de comida; mientras que en la ortorexia lo que preocupa es la «calidad».

Normalmente, quienes sufren de ortorexia son personas estrictas, controladoras y exigentes con ellos mismos y con los demás. Además, pueden mostrar rasgos obsesivos en otros aspectos de su vida como el trabajo o las relaciones. Mujeres, adolescentes y aquellas personas que se dedican al deporte son los grupos más vulnerables a este trastorno.

 

2.- Drunkorexia: Sustituir la comida por alcohol

Otro de los nuevos trastornos alimenticios es la Drunkorexia o ebriorexia, que es la tendencia de algunas personas, en su mayoría jóvenes, a restringir su ingesta alimentaria cuando van a beber alcohol (debido a la gran cantidad de calorías que tiene el etanol). Estas personas suelen dejar de comer durante el día para compensar las calorías que van a ingerir con las bebidas alcohólicas por la noche.

Es un trastorno muy extendido entre los adolescentes, que dejan de comer para contrarrestar el efecto calórico del alcohol que suelen ingerir durante los días de fiesta. Esta enfermedad mezcla la anorexia y el alcoholismo, ya que la persona reemplaza los alimentos por las bebidas alcohólicas.

 

3.- Diabilumia

El término diabulimia trata de definir un trastorno alimentario que se da en personas que han sido diagnosticadas de diabetes tipo 1 y precisan tratamiento crónico con insulina. Uno de los signos comunes que preceden al diagnóstico de la diabetes es la pérdida de peso, que se reinstaura cuando se inicia la terapia con insulina. La diabulimia consiste en aprovechar las características de la enfermedad y el control de la insulina para perder peso. Así, estas personas reducen las dosis de insulina con el fin de bajar de peso de forma intencionada.

La diabulimia es un trastorno muy peligroso para aquellos que sufren diabetes tipo 1. Las personas con diabulimia dejan de tomar su medicación para controlar la diabetes para perder peso.

 

4.- Sadorexia: La anorexia llevada al extremo

La sadorexia se puede considerar un trastorno alimentario de segunda generación, y se define por la combinación de comportamientos anoréxicos, bulímicos y ortorexicos junto con el maltrato corporal y el empleo de métodos de adelgazamiento masoquistas, para perder peso de forma rápida y permanente.

Personas con baja autoestima, deprimidas, con historia de traumas familiares, personales o sociales pueden buscar en la sadorexia una salida a su dolor. Buscan la perfección dentro de un mundo de imperfección y alcanzar lo imposible, lo que les lleva a veces a la muerte.

 

5.- Permarexia

En la permarexia la persona piensa que todo lo que come engorda, lo que le lleva a probar diferentes dietas, desequilibradas y poco saludables. Hay algunos clínicos que piensan que es el paso previo a la anorexia o la bulimia, por lo que es crucial identificar estas señales antes de que sea tarde.

Contar calorías, mirar las etiquetas nutricionales de manera obsesiva…, son algunos de los síntomas de la permarexia. Otro de los síntomas que pueden alertarnos de la presencia de un trastorno de este tipo es la fluctuación constante en el peso de la persona, ya que indica que los hábitos dietéticos no son constantes y se alteran periodos de escasa ingesta con otros en los que se come mucho.

 

6.- Comedor nocturno: Comer por la noche

El síndrome del comedor nocturno se caracteriza por ingerir más del 25% de las calorías que se ingieren a lo largo del día durante la noche, falta de sueño de al menos media hora y anorexia matutina, con poca o nula ingesta de alimentos en el desayuno.

Muchas personas afectadas por este trastorno alimentario pueden ingerir más del 50% de las calorías que comen a lo largo del día después de la cena y despertarse una o más veces durante la noche con ansiedad que solo pueden calmar con comida.

 

7.- Síndrome del descontrol alimentario

Este síndrome, que es una forma incompleta de bulimia, se caracteriza por la presencia de atracones, pero sin las conductas compensatorias y purgativas propias de la bulimia.

Es más común entre mujeres jóvenes y también en personas obesas y se define como la ingesta rápida de una gran cantidad de alimentos acompañada de una sensación de falta de control.

La persona con síndrome del descontrol alimentario come sin hambre hasta sentirse desagradablemente lleno y con sentimientos de vergüenza, depresión o culpa.

 

8.- La vigorexia

Al igual que sucede con la anorexia, en la vigorexia, existe una percepción distorsionada de imagen corporal y las características físicas, pero en este caso la persona vigorexica siempre se ve enclenque y nunca se ve lo bastante musculada, lo que le lleva a ejercitarse hasta la extenuación.

Las personas con vigorexia hacen del gimnasio su casa y acaban convirtiéndose en esclavos del espejo y la báscula.

 

Conclusiones

Estos nuevos trastornos alimentarios necesitan ser evaluados por profesionales cualificados y en algunos casos, será necesario un tratamiento adecuado que enseñe a la persona una relación saludable con la comida.

En Síndrome Adicciones trabajamos con esta serie de nuevos trastornos alimenticios ayudando a la gente a tener una relación saludable con la comida y fomentando la psiconutrición.

Si tienes cualquier tipo de problema alimenticio o conoces a alguien que necesite ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Seguiremos tratando estos temas sobre la alimentación en el blog ¡No te lo pierdas!

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
Nuevos trastornos alimenticios que afectan a la salud

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos