Centro de desintoxicación en Valencia

No es fácil dejar las adicciones, pero si es posible con ayuda de profesionales. Las benzodiacepinas son medicamentos recetados por los médicos, pero que un excesivo uso puede traer consecuencias muy graves para las personas adictas. En el post de hoy vamos a hablar de como dejar de tomar benzodiacepinas.

 

Las benzodiacepinas

Son medicamentos psicoactivos. Los problemas que produce el uso continuado o descontrolado de benzos son tolerancia y trastorno por consumo de sustancias, es decir, son muy adictivas.

En la actualidad, las mujeres reciben el doble de prescripciones que los hombres. Porque te las recetó el médico, pero te las tomas sin control, cuando quieres o si estás sustituyendo tu consumo de alcohol con ellas, dejar de tomar benzodiacepinas no es nada fácil y además es peligroso hacerlo mal. Pero se puede.

 

Cómo dejar de tomar benzodiacepinas

El consumo de estos fármacos de forma continuada y sin control tiene consecuencias muy graves para la salud. La adicción es una de ellas. Las personas que abusan de ellas acaban con depresión, sin ganas de levantarse, queriendo estar todo el día en cama. La sensación de infelicidad, de querer morir, de estar irritado si no se consume es lo que describen quienes no pueden dejar de tomarlas.

En muchas ocasiones no saben que son la causa, sino que creen que son la consecuencia de lo que les pasa, que las toman para superar esa depresión o ansiedad o insomnio que tienen. Pero no es así. Esas son las consecuencias de tomar benzos durante un tiempo prolongado.

 

Síndrome de recurrencia, síndrome rebote y síndrome de abstinencia

Síndrome de recurrencia

Un día decides dejarlas. ¿Has dejado de tomarlas y te han vuelto los mismos síntomas por los que te las recetó el médico? Es el síndrome de recurrencia.

 

Síndrome rebote

Esos síntomas, ¿te vienen con más fuerza de la que tenían cuando fuiste al médico y te las mandó tomar? Es el síndrome de rebote, que sucede cuando aparecen los mismos síntomas del trastorno original, pero con mayor intensidad. Por ejemplo, el insomnio.

 

Síndrome de abstinencia

Al final uno se siente peor. ¿Te sientes inquieto, ansioso, no consigues dormir? Son los síntomas del síndrome de abstinencia, ansiedad, insomnio, palpitaciones, cefaleas, fotofobia, pérdida de apetito, sudoración y síntomas gastrointestinales. Estos síntomas son los opuestos a los efectos terapéuticos de estos fármacos. Es común confundir el síndrome de abstinencia con ansiedad.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos