Centro de desintoxicación en Valencia

La adicción a las apuestas online ya es una realidad. Existen numerosas modalidades de juego online pero actualmente las que están en auge son las apuestas deportivas por Internet. Las cifras en torno a las apuestas deportivas online se han duplicado en un año, y con ello, los casos de dependencias a esta nueva forma de juegos de azar, lo que comienza a ser preocupante. Esta adicción, a las apuestas deportivas online, pone en peligro los objetivos personales, familiares y vocacionales. En este artículo hablaremos de la adicción a las apuestas deportivas online realizadas a través de ordenadores o móviles o cualquier otro dispositivo con acceso a la red.

 

La adicción a las apuestas deportivas online

Las características del juego online le hacen tener un gran potencial adictivo, mucho mayor que el que tiene el juego presencial. La posibilidad de jugar en solitario desde casa, el anonimato, la brevedad del tiempo transcurrido entre la apuesta y el resultado que actúa como refuerzo, la posibilidad de jugar pequeñas cantidades, la facilidad de juego que permite apostar desde cualquier dispositivo conectado a Internet y su disponibilidad 24 horas al día los 365 días a la semana, hacen de este tipo de apuestas un peligro para los más jóvenes.

El juego online parece inocuo, ya que está vinculado al deporte, pero hay varios aspectos que lo hacen especialmente conflictivo:  en esta época en la que todo el mundo tiene un móvil o un ordenador desde el que poder apostar y cualquier momento del día es bueno para hacerlo. Por otro lado, no existe sensibilidad social en torno a las apuestas deportivas. Se ve como una aberración que un chaval eche 20 céntimos a una tragaperras, mientras que es casi normal que ese mismo chico apueste 5 euros a un partido de fútbol.

 

El perfil del adicto

Estos nuevos juegos de azar han propiciado que el perfil del ludópata haya cambiado con el paso de los años, provocando que los jugadores de hoy en día sean cada vez más jóvenes, chavales de entre 18 y 25 años, estudiantes o parados y que llevan en el mundo de la ludopatía desde hace relativamente poco tiempo.

Antes, por el contrario, los jugadores patológicos eran hombres de entre 28 y 35 años, casados y activos laboralmente y con una historia de juego de más de seis años en activo.

 

Características

Muchos jóvenes apuestan por entretenimiento, pero también porque tratan de racionalizar la competición y desean demostrar su habilidad, su mayor conocimiento sobre un equipo o un determinado deporte frente a otros jugadores.

  • Los jóvenes que hacen apuestas deportivas buscan dinero fácil y entretenerse a la vez que ven el partido de su equipo.
  • Entienden de deportes, y creen haber encontrado una forma fácil de ganar dinero mientras ven el partido de su equipo.
  • Empiezan apostando cantidades pequeñas, de entre 1 y 10 euros, y acaban perdiendo el control.
  • Comienzan apostando en partidos de fútbol, luego pasan al baloncesto o al tenis y, en muchos casos, acaban apostando a juegos de los que ni siquiera conocen las reglas.
  • Apuestas por internet.

 

Los menores de edad

Llegan personas con ludopatía tan jóvenes porque, según algunos estudios, a las apuestas deportivas online juegan incluso menores. La ley prohíbe jugar a los juegos de azar hasta los 18 años y, según el presidente de Jdigital, todas las firmas de apuestas online exigen y verifican el DNI de quien se registra antes de permitirle jugar.

Pero según un estudio de la Universitat de València y la Fundación Codere, el 20% de los menores de 18 años encuestados participa. “Controlamos el DNI de los jugadores en tiempo real y verificamos fecha de nacimiento y dirección, que es una medida de protección que no existe en ningún otro país; pero el menor puede meter los datos de un DNI que no es el suyo o robar los de su padre”, indica Michaud.

No dudes en leer nuestro artículo «como arruinarse la vida con las apuestas deportivas online«, donde te contamos como ex-jugadores se convirtieron en adictos.

 

imagen sobre el tratamiento de la ludopatía

 

Cambio en el perfil del jugador

Antes las personas que acudían a tratamiento eran adictos a las tragaperras o al bingo. En las asociaciones de ayuda a ludópatas están alucinados con el número cada vez más enorme de adolescentes (menores incluidos) que les llegan enganchados a las apuestas. Hasta el punto de que hoy en día son la aplastante mayoría, según confirman desde varias de estas organizaciones.

“Estamos recibiendo a pacientes de entre 18 y 25 años, muchos de ellos universitarios, cuando hace diez años lo habitual era que solicitaran tratamientos jugadores de entre 35 y 45 años”, asegura Juan José Lamas, director técnico de Fejar, la federación española de juegos de azar rehabilitados.

Y ello no tiene tanto que ver con que los jugadores online se inicien antes (que también) sino con que el llamado período de latencia ­el tiempo que pasa desde que alguien empieza a jugar y la conducta se convierte en patológica­ es menor.

El juego online, por su caudal adictivo, por su accesibilidad y por el anonimato con que se juega, el plazo entre que la persona empieza a jugar y se ve afectada por ludopatía se acorta a año o año y medio”, enfatiza Lamas.

 

Las características que hacen que las apuestas online triunfen entre los más jóvenes son:

1.- Accesibilidad

Fácil acceso gracias a las aplicaciones. Se puede acceder fácilmente al juego online, se puede apostar desde el móvil, desde cualquier lugar, a cualquier hora, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

2.- Inmediatez

Se puede apostar antes o incluso durante el partido. Cuanto menos tiempo pasa entre la apuesta y el premio, más adictivo es un juego.

3.- Importe bajo

Se pueden hacer apuestas muy pequeñas, lo que las hace accesibles y minimiza la impresión de riesgo.

4.- Anonimato que permite Internet

Garantiza el anonimato. Internet facilita jugar sin ser visto por nadie, y tampoco hay una visión social negativa sobre tratar de adivinar un resultado deportivo. Pueden jugar desde su habitación o cualquier lugar con el móvil.

5.- Se asocia a las nuevas tecnologías, lo que las hace más apetecibles a las personas jóvenes.

En un principio, esta es una actividad meramente lúdica, pero en algunos casos esto se convierte en un problema. Esto ocurre cuando la persona está constantemente preocupada en cómo conseguir dinero para seguir jugando y tapar las deudas, cuando esta actividad le provoca un impacto en la familia y el afectado intenta esconderlo. Cuando el juego deja de ser un entretenimiento y pasa a ser una necesidad.

7.- Ganancias inmediatas

8.- Impacto de la constante publicidad y percepción social positiva

 

Síntomas de la adicción al juego online

Los expertos apuntan algunos de los indicios de que el juego deja de ser un entretenimiento y puede convertirse en una conducta patológica:

  • Se juega de manera regular, se gasta más de lo previsto y se juega para recuperar lo perdido.
  • Una preocupación constante por obtener dinero para seguir jugando.
  • Se esconde la actividad o se dicen mentiras a consecuencia de ella.
  • Alteraciones emocionales, muestras de ansiedad, manifestaciones de agresividad al abordar el tema o aislamiento social.
  • Abandono de las responsabilidades respecto a los estudios, el trabajo o las actividades de ocio.

Para conocer si eres adicto a las apuestas deportivas, ya sean en lugares físicos o a través de Internet, no dude en leer nuestro artículo de «soy adicto a las apuestas deportivas«, en el te mostramos unas señales claras de adicción al juego online.

 

Las cifras no dejan de crecer

Las cifras en torno a las apuestas deportivas online se han duplicado en un año, y con ello, los casos de dependencias a esta nueva forma de juegos de azar.

Hasta ahora han sido objeto de pocos estudios, pero las adicciones comportamentales, aquellas en la que no subyace un consumo de sustancias, son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad y los especialistas empiezan a fijar su atención en ellas.

Engancharse al móvil, al ejercicio, al sexo o a la comida se vincula con problemas sociales y psicológicos y, además, se suelen manifestar de forma simultánea con un trastorno mental en el 50% de los casos. Sin embargo, la adicción que más preocupa a los expertos es el juego y, en concreto el que ocurre a través de Internet, que se da sobre todo en adolescentes, entre el 3 y el 8% de éstos en los que esta conducta se puede perpetuar.

«Sólo una pequeña minoría de personas expuestas a situaciones adictivas va a desarrollar una conducta adictiva, pero éstas quedan atrapadas por ellas. No se trata de enfermedades por sí solas, sino que hay que entenderlas como dentro de otras patologías mentales, pero hay que abordarlas como una enfermedad cerebral«, han explicado en rueda de prensa el doctor Francisco Ferre, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón y Néstor Szerman, presidente de la Fundación Patología Dual y jefe de Servicio de Salud Mental Retiro, también de este centro madrileño.

Estos y otros expertos señalan que la adicción al juego es la que cursa con más frecuencia con otros trastornos mentales, en concreto, en un 96% de los casos. Y mientras que los adultos se decantan por el juego clásico y sólo el 1-2% desarrolla esta adicción, los jóvenes prefieren las apuestas online porque «se puede hacer de forma anónima, rápida y con pequeñas cantidades. Es algo muy sencillo para los adolescentes. Además, ahora se le está dando mucha publicidad. Y, en los adolescentes, estas conductas pueden anidar con mayor intensidad», afirma Ferre, que también es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).

Como este tipo de adicciones van de la mano de otros trastornos mentales, existe un mayor riesgo de desarrollar estas conductas en un grupo de personas, como las que tiene problemas de ansiedad, las que sufren cuadros depresivos, trastorno obsesivo-compulsivo, bipolar y de atención e hiperactividad. Porque las conductas adictivas producen gratificación en el circuito de recompensa cerebral, en la corteza orbitofrontal, que es la misma zona que se activa cuando se consume cocaína.

La solución que los expertos recomiendan ante estas conductas es, en primer lugar, identificarlas. «Muchas veces los pacientes que vemos en las consultas con una enfermedad mental tienen problemas de este tipo, pero no les preguntamos, tenemos obligación de hacerlo», afirma Ferre.

Por su parte Szerman sostiene que hay medicamentos antagonistas de los opiáceos que producen mejorías en el trastorno por juego y probablemente en otros como las conductas por atracones.

El abordaje debe ser integral, biológico con fármacos, psicológico, con terapia conductual, y social», explica Szerman. En Cataluña, señalan estos expertos, se está usando aplicaciones de móviles para tratar este tipo de adicciones.

 

Tratamiento

Desde FEJAR, alertan que la modalidad de juego on-line genera adicción más rápidamente, y que mientras que con el juego convencional se suele tardar entre seis y ocho años en desarrollar ludopatía, jugar a través de Internet puede generar adicción en tan solo uno o dos años.

Es común que los afectados por ludopatía no vean su problema ni pidan ayuda hasta que se ven presionados por las deudas. Una vez se ponen en tratamiento –“el que mejor resultado da es el tratamiento psicológico cognitivo-conductual combinado o no con tratamiento farmacológico”, dice Jiménez– el 70% supera la enfermedad y un 30% va recayendo o abandona.

 

Conclusiones

El juego on-line se ha convertido en España en una causa por la que se sigue un tratamiento por ludopatía. Según la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR) el segundo motivo por el que se inicia un tratamiento para recuperarse de la ludopatía, tras la adicción a las máquinas tragaperras, es el empleo patológico de los juegos on-line.

Esta modalidad de juego, sobre todo el póker y las apuestas, se ha incrementado significativamente en nuestro país desde que se llevó a cabo su regulación en el año 2011, y en la actualidad el número de usuarios y el dinero que invierten en esta actividad supera al de otros juegos que pueden provocar adicción, como los que se desarrollan en los casinos convencionales.

El perfil del jugador también es diferente, se están atendiendo a personas muy jóvenes, de unos 20 años. El manejo de las nuevas tecnologías a edades cada vez más precoces puede suponer un riesgo más para que los adolescentes puedan incurrir en conductas adictivas de este tipo.

Muchas personas con este trastorno intentan ocultarlo, pero en la gran mayoría de las ocasiones el no poner remedio a tiempo con un tratamiento adecuado y con profesionales especializados lleva a graves consecuencias personales, económicas y sociales.

Cientos de personas eligen Síndrome Adicciones por que aportamos soluciones reales y definitivas, garantizando resultados y siempre con la misma discreción.

Nuestra Clínica cuenta con un equipo altamente cualificado de médicos y psicólogos especializados en el tratamiento para ayudar al enfermo adicto al juego.

¡Si necesitas ayuda llama y pregúntanos!

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
La adicción a las apuestas deportivas online

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos