Centro de desintoxicación en Valencia

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre los principales efectos secundarios de la cocaína. Ya hablamos en su día de los principales efectos, los cuales puedes leerlos en el artículo “Principales efectos del consumo de cocaína”. El consumo de cocaína es cada vez más habitual en nuestro país y ello es debido, en parte, a la falsa sensación de inocuidad que rodea a esta droga. . Esta sustancia, puede consumirse esnifada, inhalada, fumada e incluso inyectada. Y cada una de estas formas de consumo tiene asociados unos efectos secundarios característicos. En nuestro medio, la forma más habitual de consumo de cocaína es intranasal, por lo que hoy nos detendremos en este tipo de consumo y los principales efectos secundarios que provoca.

3 Efectos secundarios de la cocaína inmediatos

Justo después de consumir cocaína, aparecen una serie de efectos intensos, inmediatos y de corta duración en el consumidor. Euforia, excitación, confianza o energía son los síntomas que se buscan cuando se consume esta droga. El consumo también promueve la falta de apetito y el sueño. Pero acompañando a estos efectos, aparecen otros efectos secundarios del consumo de cocaína que son muy desagradables y en algunos casos incluso peligrosos para la salud.

1. Paranoia – Psicosis cocaínica

El consumo prolongado de cocaína, o incluso el consumo puntual de altas dosis de coca, puede desencadenar en lo que se conoce como “psicosis cocaínica“, un tipo de paranoia caracterizada por:

    • Confusión
    • Ideas delirantes persecutorias
    • Agresividad
    • Crisis de pánico y cuadros alucinatorios.
  • La persona con psicosis cocaínica cree que le observan y le persiguen.

Un 60% de las personas que consumen cocaína durante más de tres o cuatro años padece en algún momento un episodio de psicosis, un 2% de los cuales puede presentar cuadros muy graves.

La psicosis cocaínica es un trastorno transitorio que cesa cuando la sustancia desaparece del organismo, pero que puede volver a aparecer cada vez que haya un consumo.

Cuando el consumo se cronifica y la persona desarrolla dependencia a la cocaína, se experimentan una serie de cambios de personalidad sutiles como irritabilidad, hipervigilancia, actividad psicomotora extrema, pensamiento paranoide, etc

2. Alteración del control de impulsos y otras complicaciones psiquiátricas

Otro de los efectos secundarios de esta sustancia es el bajo control de impulsos de las personas y los déficits en la toma de decisiones, que llevan a la persona bajo los efectos de la droga a realizar acciones y tomar decisiones que pueden perjudicar todas las áreas de la vida de la persona e incluso ponerla en peligro.

Además, el cese del consumo de cocaína produce un bajón conocido como crash, que se caracteriza por un intenso estado de ánimo depresivo.

    • El crash se acompaña de un estado de agotamiento físico, y sobre todo psíquico.
    • Los síntomas de tipo depresivo son muy importantes y a nivel clínico se puede confundir con una depresión mayor.
  • Aparecen ideas de suicidio que pueden ser potencialmente letales.

A diferencia de la depresión mayor, los síntomas del crash desaparecen completamente con la normalización de la pauta de sueño, aunque pueden persistir durante 3 o 4 días.

El uso de cocaína puede asociarse con muchos otros tipos de trastornos psiquiátricos (crisis de pánico, trastornos de ansiedad, problemas depresivos, conductas estereotipadas, trastornos del sueño, anorexia nerviosa…). Las características de personalidad del usuario son cruciales para desatar un tipo u otro de alteraciones en los consumidores. Por ejemplo, las personas más agresivas, intensifican su agresividad bajo los efectos de la coca.

En ese sentido, la cocaína como muchas otras drogas no hace aparecer los problemas de la nada sino que exacerba o agudiza aspectos ya existentes.

imagen sobre el tratamiento de la cocaína

3. Paro cardíaco y otras cardiopatías

Algunos estudios señalan que la cocaína puede estar detrás del 3% de las muertes súbitas y de hasta el 25% de los infartos no fatales en menores de 45 años.

Un estudio realizado en el Hospital Clínico de Barcelona, afirma que el consumo de cocaína puede tener consecuencias cardiovasculares incluso en aquellas personas que la consumen de manera ocasional o incluso por un consumo puntual.

El riesgo de sufrir un infarto de miocardio es cuatro veces mayor en aquellas personas que están bajo los efectos de la cocaína, sea cual sea la dosis consumida o la frecuencia del consumo.

Esto se debe a que la cocaína provoca la contracción de las arterias coronarias y un aumento de la coagulación, dos factores que pueden provocar una falta de riego sanguíneo al corazón.

El consumo a largo plazo

La perforación del tabique nasal es una de las consecuencias secundarias más frecuentes del consumo de esta droga a largo plazo. Más del 5% de las personas con dependencia a la cocaína tienen ulceraciones en su tabique.

Se trata de un potente vasoconstrictor, que disminuye el flujo sanguíneo a los tejidos y puede producir la muerte de estos por falta de riego. Además, los adulterantes irritan la mucosa ocasionando la inflamación y la ulceración.

La perforación del tabique solo puede solucionarse a través del tratamiento quirúrgico, para lo cual es necesario dejar de consumir hasta seis meses antes del tratamiento.

Así pues, las consecuencias del consumo de cocaína pueden llegar a ser muy graves en algunos casos. Si quieres dejar definitivamente el consumo y empezar a vivir libre llámanos, podemos ayudarte para que no tengas que experimentar nunca más todas estas consecuencias.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos