Centro de desintoxicación en Valencia

La cocaína ha sido considerada inocua durante muchos años. Así, Freud la recetaba como tónico para curar la depresión, y en 1886 era uno de los ingredientes de la Coca-Cola. No obstante, los efectos devastadores de esta sustancia pronto se dejaron notar y en 1922 fue ilegalizada.  A pesar de que hoy en día se han demostrado las consecuencias nocivas que conlleva el consumo de cocaína , algunos mitos siguen siendo populares entre la población.

La cocaína no es adictiva

A pesar de que muchos consumidores piensan que la cocaína es una sustancia fácil de controlar, las demandas de tratamiento por problemas relacionados con esta droga no dejan de crecer. La cocaína es capaz de producir dependencia física y psíquica en las persona que la consume tras unos pocos consumos. A la par, también se desarrolla tolerancia, que hace que se necesite mayor cantidad de droga para conseguir el mismo efecto.

La cocaína mejora las relaciones sexuales.

Durante algún tiempo se consideró a la cocaína como un afrodisíaco. Hoy sabemos que esta droga disminuye el deseo sexual y la capacidad de tener orgasmos tanto en hombres como en mujeres. Además, en los varones puede causar problemas de erección y eyaculación, pudiendo llegar a producir impotencia e infertilidad a largo plazo. Por otro lado,  el uso de cocaína se asocia a comportamientos sexuales de riesgo, que incrementan la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

La cocaína te hace mejor trabajador

Se relaciona el uso de cocaína con un aumento del rendimiento, ya sea en el trabajo o en el ámbito deportivo. Es cierto que la cocaína tiene un efecto estimulante, pero este es pasajero y no dura más de 60 minutos. Tras el mismo, se produce un intenso bajón que cursa con cansancio, decaimiento y depresión. Por otro lado,  recientes estudios han relacionado el practicar deportes bajo los efectos de la cocaína con un aumento del riesgo de latido irregular del corazón, que puede provocar la muerte.

La cocaína mejora las relaciones con los demás

Muchos relacionan el consumo de cocaína con la desinhibición y el aumento de la capacidad de relacionarse con los demás. No obstante, el consumo abusivo de esta droga produce irritabilidad y agresividad en quien la consume, por lo que las relaciones  se acaban deteriorando.

No pasa nada si sólo se consume los fines de semana

Consumir sólo los fines de semana supone consumir más de 100 días al año, por lo que el riesgo es evidente. Además es importante recordar que el consumo de fin de semana conlleva que los efectos de la sustancia sigan afectando al organismo durante los siguientes días.

Con la cocaína, aguantas lo que te echen

Como decíamos cuando hablábamos de que la cocaína aumentaba el rendimiento, el efecto estimulante de esta sustancia es pasajero (dura entre media hora y una hora) y cuando pasa, la persona experimenta un fuerte bajón acompañado de cansancio, decaimiento y depresión.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos