Centro de desintoxicación en Valencia

A lo largo de los años, mucho se ha especulado sobre los efectos que el consumo de cocaína produce en el organismo. Criticada por unos y alabada por otros, la cocaína es una droga  rodeada de mitos e informaciones contradictorias. Hoy en el blog, hablamos de los  mitos sobre la cocaína más extendidos y vemos que hay de cierto en ellos.

Mitos sobre la cocaína

La cocaína es un estimulante del sistema nervioso central que produce euforia y aumento de la energía transitoria en quién la consume. Aunque los efectos varían para cada persona y según la dosis, tras la inhalación se experimenta una sensación de euforia, hiperactividad, sociabilidad, aumento de la alerta y deterioro de la capacidad de juicio.

En los casos de intoxicación crónica aparece una sensación de tristeza, retraimiento y cansancio.

1.- La coca da marcha

Es verdad que la cocaína tiene un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central que produce hiperactividad y aumento de energía en los consumidores. Sin embargo, este efecto es pasajero (dura entre 30 y 60 minutos) tras el cual se produce un bajón intenso que causa falta de energía, decaimiento y depresión.

2.- La cocaína mejora las relaciones con los demás ya que ayuda a desinhibirse

A dosis muy bajas, la cocaína aumenta nuestra sociabilidad y nos hace más habladores, pero cuando el consumo crece, la persona se vuelve agresiva e irritable, incluso en aquellas personas que no tienen un problema de adicción.

La irritabilidad y la agresividad que provoca el consumo de cocaína incrementan el riesgo de vernos implicados en peleas y agresiones, lo que hace que las relaciones sociales del consumidor acaben deteriorándose.

3.-Las relaciones sexuales bajo los efectos de la cocaína son más satisfactorias

En general, las drogas no son amigas de las relaciones sexuales y todas ellas empeoran el rendimiento en la cama. En concreto, el consumo habitual de cocaína disminuye el deseo sexual, se relaciona con problemas de erección y eyaculación en los hombres e incluso produce impotencia e infertilidad.

La cocaína dificulta el orgasmo tanto en hombres como en mujeres. Además, por su efecto desinhibidor, la cocaína aumenta la cantidad de prácticas sexuales de riesgo que pueden producir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

imagen sobre el tratamiento de la cocaína

4.- No pasa nada por consumir cocaína todos los fines de semana

Consumir solo los fines de semana supone consumir más de 100 días al año, sin contar vacaciones y festivos. Además los riesgos en el consumo de cocaína son independientes de la cantidad o intensidad del consumo. Una persona adicta puede consumir solo determinados días o hacerlo a todas horas.

5.- La cocaína te ayuda a bajar los efectos del alcohol; por lo que es buena para bajar la borrachera

Muchas personas utilizan la cocaína para contrarrestar el efecto depresor del alcohol y poder conducir ebrios. Sin embargo, el nivel de alcohol en sangre permanece a pesar del efecto estimulante de la cocaína y la sensación de lucidez es una ilusión más que un hecho.

Recuerda que la única forma de contar con tus reflejos al 100% mientras conduces es estando libre de drogas.

6.- La cocaína mejora tu rendimiento en el trabajo

Como hemos dicho, la cocaína es un activador del sistema nervioso central, lo que significa que activa al individuo pero no que mejore su rendimiento.

Respecto a la mejora del rendimiento en el deporte, un estudio publicado en la Revista Internacional de Cardiología afirma que practicar ejercicio bajo los efectos de la cocaína aumenta el riesgo de latido irregular del corazón, lo que puede provocar la muerte.

7.- La cocaína no tiene efectos secundarios

La cocaína, como todas las sustancias de abuso, general una serie de efectos secundarios en el organismo que en algunos casos pueden llegar a ser fatales. Fatiga, depresión o pensamientos suicidas son los efectos a corto plazo del consumo de cocaína. También incluimos aquí los comportamientos agresivos y violentos que muchas veces se producen bajo los efectos de esta droga.

A largo plazo, la cocaína puede producir insomnio, pérdida de peso, paranoia, alucinaciones, ataques de ansiedad y agitación.

Desde la Clínica Universitaria Síndrome Adicciones, ofrecemos asesoramiento individual y familiar para el tratamiento de la adicción a la cocaína. Si piensas que tienes problemas con esta droga o alguien de tu entorno está sufriendo por ella, llámanos al 646 80 89 58, podemos ayudarte.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos