Centro de desintoxicación en Valencia

El alcoholismo es una enfermedad real que afecta a todas aquellas personas que mantienen una relación estrecha con el enfermo. Muy especialmente a la pareja, quién vive junto a la persona alcohólica sus peores momentos. Hoy en el blog hablamos de cómo saber si mi pareja es alcohólica y qué hacer.

¿Te suena familiar las siguientes afirmaciones?

  • Mi pareja bebe todos los días, pero no llega a casa por los suelos ni se emborracha
  • Mi marido no es alcohólico, pero bebe en exceso los fines de semana: empieza con los vinos de mediodía, continúa con unas cañas de tarde y termina de copas por la noche
  • Mi pareja no bebe, pero cuando lo hace, es horrible. Se transforma
  • Mi pareja tiene su propio calendario y se reserva unos meses para beber y otros para limpiarse
  • No sé si mi novia es alcohólica, pero bebe mucho vino durante las comidas y las cenas todos los días

Con este abanico de posibilidades, saber si tu pareja depende del alcohol no es tan fácil. Es necesario acudir al médico o a un centro especializado para que nos ayuden a definir su perfil.

 

¿Cómo saber si mi pareja es alcohólica?

Hay varios tipos de alcohólico y diferentes fases de la enfermedad. No se trata de preguntarse si consume mucho sino de saber si mi pareja depende del alcohol.

 

1 # Pérdida de control

La pérdida de control es crucial para detectar el alcoholismo y para diagnosticarlo. Mi pareja ya no tiene libertad para decidir sobre su consumo. Cada vez consume más o durante más tiempo.

Hay dos tipos de pérdida de control.

  • No puede evitar empezar a beber: Mi pareja sabe que hoy no es el día para consumir alcohol por diferentes motivos, porque lo había decidido antes, o porque tiene otras cosas que hacer y sin embargo, lo hace.
  • Cuando bebe no puede dejarlo: esta forma de perder el control es que una vez que ha empezado a beber se le va de las manos. Cuando empieza a tomar, no puede dejarlo o le cuesta mucho parar.

 

2 # Las excusas

Disfraza la pérdida de control con excusas. Es complicado saber si ha perdido el control porque lo disfraza de excusas y consume a escondidas.

  • Autoengaño: Su salud mental está afectada por el consumo y va a buscar la manera más o menos consciente de justificarlo.  Se autoengaña y engaña a los demás. Siempre es culpa de otros quedarse en el bar o tiene todo un repertorio de excusas.
  • Los problemas: Dice que tiene muchos problemas y por eso consume. Un indicador del alcoholismo es pensar esto cuando es justo al revés. Después de algún problema o discusión bebe como forma de afrontar estas situaciones. La realidad es que tiene muchos problemas porque consume. El alcoholismo destruye la pareja y la vida de la persona.
  • Las mentiras: Suele mentir sobre cuánto consume y se pone a la defensiva. Restan importancia a determinados consumos o consideran que beber si no se han emborrachado no es beber. Beber mucho y no emborracharse no es un síntoma bueno. Todo lo contrario.
  • Bebe a escondidas y ha dejado todos los demás de lado. Si te has dado cuenta de que se aísla para beber a solas, miente sobre dónde ha estado y esconde las botellas está en un estadio avanzado de la enfermedad.

 

3 # Consume, aunque este perjudicando su salud

Consume sabiendo que está corriendo un riesgo y a pesar de tener problema físicos o psicológicos por beber. Una clave de esta enfermedad es que tu pareja beba a pesar de saber que eso le está perjudicando su salud. Quizás tenga ya enfermedades relacionadas con el consumo abusivo y órganos enfermos y aun así no puede dejar de beber. 

 

4 # Consume a pesar de ver como vuestra relación se está destruyendo 

Es una enfermedad devastadora para la pareja. Convivir con un alcohólico es sufrir un proceso de desgaste y perderse en discusiones, peleas y la impotencia de no poder ayudarle.

  • Lo ha intentado dejar sin tener éxito: Los intentos de dejarlo también son una clave porque nos dice que la fuerza de voluntad no tiene nada que ver. Es una enfermedad.
  • Consume a pesar de tener disfunciones sexuales: Tanto si tu pareja es mujer como hombre, el trastorno por consumo hace que distorsionen la realidad.
  • No confías en él: Cuando no confías en él para que cuide de los niños, si los tenéis. Quizás los ha puesto en peligro en alguna ocasión o los lleva en el coche bebido.

 

5 # Mi pareja se ha vuelto muy inestable

Creo que tiene depresión. El síndrome depresivo es habitual en los alcohólicos.

  • Tiene trastorno emocional y del comportamiento: Esto destruye la comunicación en la pareja. Se convertirá en una persona muy difícil de tratar.
  • Cambios de humor: Son síntomas de la enfermedad los cambios de humor, estar un día muy arriba, excesivamente alegre y otros muy abajo. Mal humor, irritabilidad, agresividad…

 

6 # Aparece el síndrome de abstinencia

Un indicador clave es si se levanta con abstinencia. Hay diferentes grados del síndrome de abstinencia, por eso es mejor acudir a un especialista. Si deja de beber durante unas horas y aparecen temblores, palpitaciones, sudoración y otros síntomas que se van cuando vuelve a consumir alcohol.

 

7 # Otras señales de alerta de que nuestra pareja es alcohólica

El primer paso a la hora de lidiar con un problema como el alcoholismo, es reconocerlo.

Otras de las señales que nos pueden indicar que nuestra pareja tiene un problema con la bebida son las siguientes:

  • No sabe decir que no: Es incapaz de rechazar una copa y cuando empieza no puede dejar de beber hasta que no se acaba el alcohol.
  • No controla las cantidades y siempre termina emborrachándose
  • Promete que dejará de beber: Ha intentado dejar de beber en repetidas ocasiones, pero siempre vuelve a la bebida.
  • Se levanta con lagunas mentales: Puede que no cumpla todos estos criterios, pero con unos cuantos ya sería suficiente. Por esto, es mejor acudir a un centro especializado donde los médicos puedan diagnosticarle.

 

imagen sobre el tratamiento del alcoholismo

 

Qué hacer cuando mi pareja es alcohólica

Hacerse cargo de los problemas de la persona alcohólica y tapar las consecuencias de la bebida, solo logrará mantener la situación o agravarla. Es importante que el alcohólico asuma las consecuencias de sus actos cuando está ebrio: deudas, destrozos, ausencias…

 

1 – Apoya a tu pareja

Es importante que nuestra pareja se sienta apoyada por nosotros en su proceso de recuperación. Acompañarlo a un profesional que pueda ayudarlo a dejar el alcohol puede ser el primer paso para salir de la adicción.

Mostrarle nuestro apoyo a la hora de enfrentar la situación, para que no se sienta solo y asustado, también le ayudará a perder el miedo a dejar de beber. Hablar de la adicción y de cómo esta está influyendo en la dinámica familiar también ayuda a que la persona adicta tome conciencia del problema.

 

2 – Evita lugares desfavorables

Es recomendable evitar los ambientes dónde hay alcohol, como bares o fiestas, en los primeros momentos de la recuperación. Sustituir estos eventos por ejercicio físico puede ser una buena manera de cambiar de hábitos. Puedes acompañar a tu pareja en estas nuevas rutinas.

 

3 – Ayuda especializada

Antes de acudir a un centro especializado ten siempre presente que la única persona que puede ayudar a la persona alcohólica es ella misma. Un adicto solo deja de beber cuando llega a la convicción profunda y sincera de que tiene un problema. Y nadie ni nada va a influir en este proceso.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos