Centro de desintoxicación en Valencia

La normalización social del consumo de alcohol es la responsable de la falta de consciencia sobre las consecuencias reales de esta sustancia en el organismo. Debido a la trayectoria histórica del alcohol, la visión de este como una sustancia adictiva no ha terminado de cuajar entre la población, sobre todo lo que concierne a los mitos sobre el alcoholismo. Esta es una de las principales causas de la distorsión a la hora de juzgar el consumo propio. En el artículo de hoy numeramos las consecuencias del alcoholismo, las cuales puedes ser físicas y sociales. 

 

El alcoholismo y sus consecuencias

Las consecuencias de este consumo pueden ser tanto físicas como sociales. Comienza con un consumo moderado, para pasar luego a un consumo excesivo y, por último, una adicción en la cual es necesaria la ayuda profesional para conseguir superarla. La mejor medida de prevención del consumo de drogas es poder evitar su consumo.

 

Consecuencias físicas

Cada año mueren en el mundo 3,3 millones de personas como consecuencia del consumo nocivo de alcohol. Y cada año, la edad de inicio al consumo de este tipo de droga es más temprana, el consumo de alcohol en adolescente se dispara. Además, el alcohol se relaciona con más de 200 enfermedades y trastornos, incluyendo problemas mentales y comportamentales.

El consumo de alcohol puede provocar, entre otros muchos efectos negativos, los principales que describimos a continuación:

 

1. Cirrosis hepática:

Beber alcohol puede dañar gravemente el hígado, hasta tal punto de dejarlo completamente inhabilitado para la persona. Si no se trata a tiempo, es posible causar incluso la muerte. El hígado es uno de los órganos del cuerpo que más se ve afectado por el alcohol.

 

2. Cáncer:

Todas las sustancias nocivas pueden facilitar el desarrollo de un cáncer. En concreto, el alcohol influye en la aparición del cáncer de hígado, de boca, de laringe o de esófago. La situación de la persona se puede agravar si ésta consume más de una droga, por ejemplo, alcohol y tabaco.

 

3. Enfermedades cardiovasculares causadas por el alcohol

La aparición de coágulos de sangre puede desembocar en derrames cerebrales o ataques al corazón.

Estas enfermedades causadas por el consumo de alcohol son las más comunes. Algunos autores afirman que el consumo de alcohol en una determinada cantidad (que generalmente suele ser muy pequeña) es beneficioso para evitar estas enfermedades.

Sin embargo, un consumo excesivo, como suele ser lo habitual, es proclive a generarlas. Ya que el alcohol es una sustancia adictiva, genera adicción, y una vez que ésta se desarrolla, el control sobre su consumo se vuelve imposible.

 

4. Infecciones:

El sistema inmunológico se debilita con el consumo de alcohol, por lo que es más fácil contraer enfermedades infecciosas como la neumonía, el VIH, la tuberculosis y las enfermedades de transmisión sexual.

 

Si quieres conocer las enfermedades que trae consigo la enfermedad del alcoholismo lea nuestro artículo «enfermedades que causa el alcoholismo«.

 

imagen sobre el tratamiento del alcoholismo

 

Consecuencias sociales

Además de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas muy importantes, tanto para el individuo que lo padece como para la sociedad en su conjunto.

Los problemas sanitarios, de seguridad y socioeconómicos achacables al consumo de alcohol se pueden reducir eficazmente mediante medidas aplicadas al grado, las características y las circunstancias en que se produce la ingestión, así como a los determinantes sociales de la salud.

Compete a los países la responsabilidad principal de formular, aplicar, vigilar y evaluar políticas públicas para disminuir el consumo nocivo de alcohol. Algunas de estas políticas deben incluir:

  • regular la comercialización de las bebidas alcohólicas;
  • regular y restringir la disponibilidad de bebidas alcohólicas;
  • reducir la demanda mediante mecanismos tributarios y de fijación de precios;
  • aumentar la sensibilización y el apoyo con respecto a las políticas;
  • proporcionar tratamiento accesible y asequible a las personas que padecen trastornos por abuso del alcohol.

 

Conclusiones

La principal consecuencia de no ser conscientes de la cantidad de alcohol ingerida es la falta de control sobre el consumo. Así como en los últimos años se ha podido ver una efectiva campaña de concienciación sobre el tabaco y sus efectos perjudiciales, no podemos decir lo mismo sobre el alcohol, que continúa siendo una de las principales herramientas de celebración o de descanso en los momentos de ocio. Además de la principal puerta al consumo de otras sustancias.

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
Consecuencias del alcoholismo

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos