Centro de desintoxicación en Valencia

Beber es un acto social, por esto mismo detectar que una persona tiene problemas con el alcohol puede resultar complicado. Muchas personas alcohólicas no son conscientes de que tienen un problema con la bebida; no obstante, en algún momento de sus vidas casi todas se han cuestionado su relación con el alcohol. Hoy vamos a tratar el tema cómo saber si una persona es alcohólica.

 

Definición de persona alcohólica

A veces, tenemos la concepción errónea de que la persona alcohólica es aquella que bebe diariamente y presenta problemas de salud, económicos o laborales derivados del consumo; sin embargo, el alcoholismo es un concepto más amplio que engloba también a todas aquellas personas que desconocen que son adictas. Algunos alcohólicos beben cada día, otros solo una vez por semana y unos pocos mantienen períodos largos de sobriedad intercalados con grandes borracheras que duran varios días. Hay muchas webs que hablan exclusivamente de esta enfermedad en todas sus aristas como es la web de Cómo dejar el alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad que se caracteriza por la dificultad para controlar el consumo de bebidas con alcohol. Una persona que ha desarrollado una dependencia al alcohol no puede parar de beber una vez empieza, lo que genera consecuencias negativas en todas las esferas de su vida.

 

Cómo saber si una persona es alcohólica

El consumo abusivo de alcohol es un problema mundial que genera más de dos millones de muertes cada año. Además, el alcoholismo se asocia con problemas de salud, sufrimiento, ruptura familiar, etc. Una de las maneras más efectivas de prevenir esta enfermedad es detectarla a tiempo e intervenir cuanto antes.

El alcoholismo es un problema de salud pública que cada año afecta a miles de personas, pero también a sus familias y a su entorno más cercano.  Es probable que alguien de nuestro entorno este sufriendo problemas relacionados con el alcohol y no nos demos cuenta.

Existen ciertas claves que pueden ayudarnos a responder a la pregunta de cómo saber si alguien es alcohólico. A continuación, te brindamos diferentes formas de conocer cuándo una persona se considera alcohólica:

 

1.- Necesidad de Comprar Alcohol

Por ejemplo, la necesidad de comprar alcohol de forma compulsiva, para no quedarse sin provisiones por la noche o el fin de semana, es una muestra de ello. Además, la persona con problemas de alcoholismo suele cambiar de establecimiento para no llamar la atención de los dependientes o esconder alcohol en distintos lugares de la casa para no ser controlado ni observado por su entorno.

 

2.- Rituales relacionados con la bebida

Otra de las señales que pueden indicar la existencia de un problema con el alcohol es la presencia de rituales relacionados con la bebida, que alteran el humor de la persona si no se llevan a cabo. Por ejemplo, la persona que toma un par de copas cada noche antes de cenar puede volverse irritable si un día se le propone un plan distinto.

 

3.- Tolerancia

La tolerancia es otra de las señales que pueden alertarnos de la existencia de un problema relacionado con el alcohol. Por ejemplo, si un paquete de cervezas antes duraba una semana y ahora se acaba en dos o tres días, debemos alertarnos ya que puede ser signos de una persona alcohólica.

 

4.- Descuida repetidamente las responsabilidades

Las tareas del hogar, el trabajo o el cuidado de los hijos pasan a un segundo plano por el alcohol.  Si el beber está interfiriendo en tus actividades debes plantearte la existencia de un problema.

Los problemas en el trabajo, retrasos, ausencias injustificadas, incumplimiento de tareas… también son síntomas de la existencia de problemas con la bebida. De igual manera, el romper planes familiares para beber también es un indicio de alcoholismo.

 

5.- Cambios físicos

Hay una serie de signos físicos, que en el caso del alcoholismo son muy notables, y que están causados por la dependencia a la sustancia. Por ejemplo, los temblores en las manos nada más levantarse que se alivian tras beber alcohol, la sudoración excesiva o la falta de deseo de consumir alimentos. También pueden darse alteraciones del equilibrio, aspecto descuidado, cambio en los hábitos de alimentación y nauseas o vómitos matutinos.

 

6.- Cambios emocionales

Los cambios emocionales y de comportamiento como la irritabilidad, el aislamiento, la hiperactividad, la aparición de lagunas mentales, la, baja motivación o la pérdida del interés por las actividades cotidianas, los sentimientos de culpabilidad, la tendencia al robo y la mentira o intentos infructuosos de dejar de beber son otros de los síntomas.

La persona con un problema de alcoholismo puede ponerse a la defensiva o enojarse cuando se le pregunte acerca de su consumo o de dónde ha estado. De manera alternativa, puede parecer normal cuando bebe y luego hacer cosas poco amables o participar en comportamientos extraños cuando no bebe.

A veces, la persona con problemas relacionados con el alcohol solo quiere estar rodeado de otros bebedores por lo que sus relaciones sociales se restringen y deja de lado a su entorno.

 

imagen sobre el tratamiento del alcoholismo

 

7. – Bebe en situaciones en las que es físicamente peligroso

Continúa bebiendo a pesar de que existen problemas médicos o psicológicos que se ven perjudicados por el consumo de alcohol.

Por ejemplo, si bebe a pesar de saber que tiene que conducir o a pesar de que esta tomando algún fármaco puede que tenga un problema de alcoholismo.

 

8.- Bebe a pesar de los problemas que está causando el alcohol en su relación

La pareja y sus hijos se han quejado en repetidas ocasiones de tu forma de beber, pero la persona alcohólica prefiere seguir haciéndolo a pesar de que está poniendo en peligro su relación.

 

9.- Ha tenido problemas legales

Ha tenido problemas con la justicia por beber, por ejemplo, ha sido arrestado conduciendo borracho o por desorden público.

 

10.- Bebe como una forma de relajarse y evitar el estrés

El alcohol se ha convertido en su forma preferida de afrontar el estrés diario.

Además, cada vez bebe mayores cantidades de alcohol para conseguir los efectos deseados. Emplea mucho tiempo en beber o recuperarse de los efectos. No logra controlar o cesar el consumo, a pesar de haberlo intentado.

 

Conclusiones

Las personas que acaban desarrollando alcoholismo no lo hacen de la noche a la mañana. La enfermedad es un proceso largo y la persona que la padece no se da cuenta de que está cavando su propio agujero hasta que las consecuencias son graves y necesita ayuda para poder salir del hoyo.

Puede ser que alguna vez haya pasado por tu cabeza la pregunta de cómo saber si tu o un familiar tiene un problema con el alcohol. Ahora ya tienes algunas claves para poder responderla. Además, tu o el familiar podéis rellenar el Test Audit. Un test que te ayuda a saber si una persona es alcohólica.

No obstante, que una persona se replantee su relación con el alcohol es un indicador de que esta relación es más intensa de lo que desearías, por lo que te recomendamos que busques el consejo de un profesional que pueda ayudarte a valorar tu consumo de alcohol.

En Síndrome Adicciones somos expertos en el tratamiento de alcoholismo, por lo que, si necesitas ayuda, o la necesita algún familiar tuyo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Cambia de vida!

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos