Centro de desintoxicación en Valencia

Cada vez es más conocido lo perjudicial que es el etanol para la salud y que se trata de una droga tóxica aunque legal. Por este motivo, muchas personas adictas intentan dejarlo por su cuenta. Sin embargo, esto tiene un riesgo grave. A continuación hablamos sobre los peligros que entraña abandonar el consumo de alcohol repentinamente. 

 

El peligro de abandonar el consumo de alcohol de forma brusca

Abandonar definitivamente el consumo de bebidas alcohólicas es una decisión muy importante y muy valiente. Pero hacerlo sin asesoramiento y supervisión médica entraña unos riesgos, entre ellos la muerte. En el post de hoy advertimos de los riesgos que conlleva abandonar el consumo de alcohol bruscamente.  

 

Mi experiencia

Antes de ingresar en un centro para hacer mi tratamiento, recuerdo que pensaba que lo sabía toooooodo sobre las drogas, como casi todos los que entrábamos. Sin embargo, desde el minuto uno empecé a oír un número infinito de historias que me rompieron todos los esquemas y empecé a ver la realidad del asunto.

Las historias que más me sorprendían eran las relacionadas con el consumo de alcohol. Yo no pensaba dejarlo. Pensaba que las drogas eran todas las demás, pero el alcohol no. Este pensamiento es bastante común entre los pacientes de un centro de adicciones. De hecho, una de las cosas que más cuesta a lo largo del tratamiento es mentalizarse de que el alcohol también es una droga y de que para recuperarse, hay que dejarla. 

Pues bien, las historias relacionadas con los síndromes de abstinencia del alcohol eran impactantes. Yo no sabía que este síndrome era mortal en un elevado número de casos. 

  • Recuerdo la historia de una persona a la que habían encerrado en un cuarto para que no bebiese ¡¡¡¡Gran error!!!!! Salvó su vida porque se bebió una botella de colonia que había por allí. Si no lo hubiese hecho, podía haber muerto… 
  • Otra que había sufrido un delirium tremens y que se cortaba los brazos para sacarse unos bichos imaginarios que le corrían por las venas… 
  • Una en la que la persona tenía que comer con los brazos atados pues los temblores le impedían llevarse la cuchara a la boca con éxito…

Y así otra y otra y otra… Mucho se ha hablado sobre el síndrome de abstinencia de la heroína, por ejemplo, que es muy escandaloso y tiene una sintomatología muy dolorosa. Sin embargo, el del alcohol es terrorífico y mortal. 

De hecho, junto con el de los barbitúricos y las benzodiacepinas, que tienen parecido mecanismo de acción en el sistema nervioso central, es el único síndrome de abstinencia que puede ser mortal en un elevado número de casos si no se trata como una urgencia médica, o, ironías de la vida, si no se le da a la persona alcohol para que beba.

 

abandonar el consumo de alcohol

 

Peligros de abandonar el consumo de alcohol de forma brusca

Sobre un 20 al 30% de los ingresos generales en el hospital son por el consumo excesivo de alcohol. De ellos un 10% puede resultar en mortalidad, también en pacientes jóvenes.  

El alcohol es un tóxico muy peligroso que mata no sólo por tomarlo en exceso, una intoxicación etílica, sino también por su ausencia brusca.  

Esto se debe a que el organismo se ha acostumbrado a vivir con altas dosis de tóxico y se ha adaptado. Una persona dependiente no deja de intoxicarse y obliga a todos sus sistemas a amoldarse a esta tóxica situación para poder sobrevivir. 

Es decir, que también realiza cambios fisiológicos como un resultado del abuso a largo plazo del alcohol. Esto afecta a muchos órganos como el cerebro, el corazón, el hígado, el páncreas, que cambian su estructura. No hay órgano al que no afecte.

De esta manera, por ejemplo, si el alcohol se elimina de forma repentina puede causar:

  1. Arritmias graves. Esto significa que los latidos del corazón se vuelven irregulares hasta el punto de producirse un fallo. Por tanto, una muerte súbita. 
  2. Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico. Desequilibrio en los distintos minerales con carga eléctrica presentes en el cuerpo. Esto, unido a la deshidratación que propicia beber mucho alcohol, causa una insuficiencia renal. 
  3. Neumonía. Muy común en personas mayores alcohólicas.
  4. Sepsis. El alcoholismo crónico tiene riesgo de infecciones. 
  5. Complicaciones médicas severas como:
    1. Hepatitis aguda alcohólica
    2. Pancreatitis aguda
    3. Hemorragia digestiva
  6. Traumatismo craneoencefálico, sobre todo por caídas   
  7. Puede progresar hasta la forma más grave, el delirium tremens, caracterizado por convulsiones, alteraciones de la conciencia, desorientación, taquicardia, hipertensión, fiebre, agitación y sudoración. Se presenta en un pequeño porcentaje de alcohólicos con un 5% que suprime el consumo sin sustituir. Los demás, o toman cualquier sustituto o vuelven a beber ante la experiencia tan horrible.

La mortalidad asociada al síndrome de abstinencia depende también de otros factores como pueden ser la edad y enfermedades previas. 

Desde aquí, te recomendamos supervisión médica si tienes decidido abandonar el consumo de alcohol. 

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos