Centro de desintoxicación en Valencia

En muchas ocasiones es difícil detectar por nosotros mismos cuando un uso se convierte en abuso, y cuándo éste se convierte en adicción. Las adicciones son uno de los problemas más importantes que afecta a nuestra sociedad, sobre todo a los más jóvenes. En el post de hoy te contamos la diferencia entre abuso y adicción, para que sepas cuándo solicitar ayuda profesional, tanto si es para ti como para un ser querido.

 

Diferencia entre adicción y abuso

No todas las personas utilizan la droga de la misma manera ni todos aquellos que consumen sustancias de abuso acaban desarrollando una adicción. Las relaciones con las drogas son muchas y de diversa naturaleza. No obstante, se han descrito 3 tipos de relaciones básicas con las sustancias de abuso:

 

El término «uso»

El uso de drogas se define como aquel patrón de consumo en el que, bien sea por la cantidad, bien por la frecuencia o bien por la situación física, psíquica o social de la persona, no se detectan consecuencias inmediatas sobre el consumidor ni sobre el entorno después del consumo.

Es muy difícil definir un consumo como «uso» ya que los factores implicados y las consecuencias de los consumos son múltiples.  Así, si nos fijamos solo en la frecuencia, podría ser que un consumidor solo usase la droga de forma esporádica pero que cada vez que lo hiciese fuese de forma abusiva. Tampoco debemos fijarnos solo en la cantidad, ya que se pueden dar consumos no excesivos pero repetidos en el tiempo.

También tenemos que tener en cuenta el estado de la persona. Un consumo moderado de alcohol, por ejemplo, puede derivar en abuso si la persona está tomando a la vez ansiolíticos prescritos por el médico.

 

Abuso de drogas

Por otro lado, entendemos por abuso aquella relación con las drogas en la que, bien por su cantidad, bien por su frecuencia, o por la situación personal, se producen consecuencias negativas derivadas del consumo en el consumidor o en su entorno.

El consumo de diez cigarrillos diarios, por ejemplo, favorece la aparición de problemas respiratorios. El consumo de grandes cantidades de cocaína durante periodos de tiempo cortos puede llevar a la persona a sufrir un accidente cerebral, por lo que consideramos este patrón de uso como abuso. Consumir pequeñas cantidades de alcohol y tabaco durante el embarazo también se considera abuso.

No hay pautas preconcebidas. En cada caso tenemos que analizar la sustancia implicada, el patrón de consumo y el contexto personal y social en el que el consumo tienen lugar, antes de determinar si estamos ante una situación de uso, abuso o adicción a  sustancias.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

¿Cuándo se convierte en adicción?

Respecto a la dependencia o adicción, se define como una enfermedad crónica y recurrente que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas pese a sus consecuencias nocivas.  Se prioriza el uso de una sustancia psicoactiva frente a otras conductas consideradas como importantes por la persona.

El consumo de drogas pasa a convertirse en la conducta sobre la que gira toda la vida de la persona, que dedica la mayor parte de su tiempo a pensar en el consumo de drogas, a buscar la sustancia, comprarla, consumirla y recuperarse de sus efectos. La adicción se considera una enfermedad cerebral porque todas las sustancias de abuso inciden y modifican este órgano, ya bien sea su estructura o su funcionamiento.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos