Centro de desintoxicación en Valencia

El tratamiento para las adicciones a sustancias toxicas trata de ayudar al adicto a parar el consumo compulsivo de la sustancia. Para ello existen numerosas terapias en el tratamiento de las adicciones, a continuación, numeramos cuatro terapias en el tratamiento de adicciones de nuestro centro de desintoxicación.

 

Terapias de tercera generación

Las Terapias de Tercera Generación, generadas desde el contextualismo funcional, están centradas en el aprendizaje de nuevas habilidades dirigidas a aceptar lo que no se puede cambiar y a cambiar lo que es susceptible de cambio, y orientadas a la consecución de metas vitales.

Estas terapias se ubican en los años 90 y su emergencia es posible gracias al desarrollo del análisis de la conducta y del conductismo radical de Skinner, sobre todo en los aportes de este en su libro “Verbal Behavior”. Intentando superar la vocación nomotética y protocolizada de las terapias de segunda generación, estas terapias se centran en la búsqueda de repertorios conductuales más amplios, flexibles y efectivos, basados en la reformulación y síntesis de las terapias cognitivas conductuales de las generaciones previas.

En los últimos años las denominadas Terapias de Tercera Generación están cobrando cada vez mayor importancia dentro de los enfoques Cognitivos Comportamentales.  Esta tercera generación de terapias de conducta se centra en el análisis funcional de la conducta clínica.

Se propone la aceptación y la reconstrucción del horizonte de la vida del paciente a partir de la aceptación del sufrimiento y la búsqueda de valores acordes a la axiología de este.

Las terapias de tercera ola enfatizan la importancia del contexto y las relaciones funcionales de los eventos psicológicos como así también la utilización de estrategias de cambio contextual y experiencial.  Desde esta perspectiva, se considera a la flexibilidad como criterio de salud mental y se utiliza a la relación terapéutica como herramienta principal de cambio terapéutico.

 

La arteterapia

La arteterapia es un tipo de terapia artística que consiste en la utilización del arte como vía terapéutica. A parte de los fines meramente terapéuticos, la arteterapia es una técnica de desarrollo personal, de autoconocimiento y de expresión emocional.

Se realiza para los alumnos en formación de los cursos de Técnico en Conductas Adictivas y de Coach y también para todos los pacientes en proceso de tratamiento de conductas adictivas.

Los beneficios de la arteterapia en este tipo de pacientes son innumerables, comenzando por la expresión y la comunicación, se explora en la realidad con otros sentidos y conocimientos, se supera verbalizaciones de nuestras necesidades, deseos y problemas.

Con la arteterapia somos capaces de identificar nuestros sentimientos y los bloqueos de expresión.

Gracias a la arteterapia podemos aumentar nuestra objetividad, descubrir y desarrollar nuevas habilidades, es una forma de ventilar la frustración, la ira, la agresión (emociones que hay que trabajar en un trabajo terapéutico cuando se habla de cualquier tipo de adicción a cualquier sustancia alcohol, cocaína, thc,).

Incrementa la autoestima y la confianza.

 

Terapia de aceptación y compromiso

La Terapia de Aceptación y Compromiso es una de las intervenciones de las denominadas de Tercera Generación y es una terapia basada en la aceptación de aquello que no podemos controlar focalizando la atención en lo que la persona valora.

Se trata de una terapia con un importante aval experimental. La División 12 de la American Psychological Association ha catalogado a la ACT como una terapia con fuerte apoyo empírico en diferentes problemas como la psicosis, depresión, ansiedad, dolor crónico, trastorno obsesivo compulsivo, etc.  Está especialmente indicada para evitar la cronicidad de los problemas psicológicos.

Es una intervención no directiva y totalmente respetuosa con los intereses de las personas, que pone énfasis en el análisis funcional de la conducta problemática más que en los diagnósticos formales, con lo que potencia la desestigmatización real de las personas con problemas de salud mental.

Su objetivo es generar mayor flexibilidad psicológica, de tal forma que la personas aprendan a actuar de una manera efectiva tomando como base sus intereses a pesar de la presencia de experiencias displacenteras.

La ACT entiende la Inflexibilidad psicológica como la incapacidad para ajustar el comportamiento sobre la base de su utilidad en la consecución de los fines deseados, incluyendo no ser capaz de cambiar un comportamiento cuando el cambio es necesario y no ser capaz de persistir en un comportamiento cuando se necesita.

Se centra por tanto en trabajar todo aquello que potencie que la persona empiece a dar pasos en una dirección valorada por ella.

Las consultas desde esta perspectiva son muy experienciales y dinámicas de tal forma que, lejos de huir de situaciones problemáticas, la persona aprenderá a relacionarse con lo que la siente y piensa de una forma diferente, centrándose en aquellas acciones que le llevarán a una mayor satisfacción con su vida.

“No se centra en hacer más tolerable vivir en un ambiente tóxico, sino que se plantea generar ambientes saludables y ayudar a las personas a largo plazo”.

Es evidente que las cosas que suceden en la vida se producen solas, pues no las hago yo, ni fabrico yo las situaciones.

Nuestra respuesta a los estímulos debería de ser exactamente igual, pero como no permito dejar del todo que las experiencias entren en mí, es entonces cuando manipulo y no permito que mi respuesta sea natural y espontánea, siendo mi personaje quien interviene en este proceso.

Es cuando el sufrimiento se produce, pues ni cuando mi personaje actúa, no puedo realmente aceptar los sucesos de la vida ni vivir las experiencias con intensidad, pues es como si se cristalizarán las emociones y solo gestiono con la mente todos los acontecimientos, lo que resta frescura y espontaneidad a mis actos, tratando además de que las cosas sean como yo quiero mediante los YO DEBO DE o mediante los demás DEBERIAN DE.

Este es por tanto el primer paso para la aceptación real en la vida, es decir, dejar de intervenir en los acontecimientos, aceptando plenamente las experiencias tal como suceden y sobre todo no permitiendo que mi personaje intervenga en el proceso natural de estímulo-respuesta.

En la medida que soy capaz de tomar consciencia plena de esta situación y voy aceptando los hechos que se van produciendo en la vida, dejó de cristalizar emociones y comienzo a sentirme más vivo que nunca, con más energía y vitalidad.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

Terapia de grupo

La terapia de grupo, elemento imprescindible del tratamiento en nuestra clínica de desintoxicación, es una forma especial de terapia en la que un grupo pequeño se reúne y, guiado por un terapeuta, se ayuda mutuamente.

La terapia de grupo es un contexto para compartir problemas y preocupaciones, comprender mejor la situación en la que se está inmerso y aprender junto con el resto de los participantes.

El ser humano nace y crece dentro de un grupo: la familia, la escuela, el trabajo o la sociedad en general, son grupos naturales a los que pasamos a formar parte desde que venimos al mundo. Los seres humanos nos desarrollamos en ambientes grupales por lo que la terapia de grupo es más una norma que la excepción en nuestras vidas.

La eficacia de la terapia de grupo en la clínica de desintoxicación ha quedado sobradamente demostrada siendo igual de eficaz que la psicoterapia individual, especialmente para trastornos adictivos, depresión, trastornos alimentarios, trastorno bipolar y trastorno límite de la personalidad.

El grupo es un espacio que invita a reflexionar sobre nuestra forma de reaccionar, sobre nuestras conductas estereotipadas instaladas en nuestra personalidad, y nos desafía al cambio. Además, la terapia de grupo en la clínica de desintoxicación propicia salir del aislamiento y de la soledad al abrirnos a otros integrantes, permite escuchar y aprender a convivir con ellos.

El grupo permite la confrontación y nos ayuda a poner límites aprendiendo estrategias para enfrentar distintas situaciones. Al escuchar y compartir diferentes puntos de vista, amplia nuestra visión de las cosas y nos hace más flexibles. Este hecho favorece y potencia los procesos de cambio, tan importantes en la clínica de desintoxicación.

Algunos beneficios de la terapia de grupo son los siguientes:

  • Situación de igualdad: Dentro del grupo, todos los participantes son iguales. Incluso el terapeuta deja de poseer el rol de «persona que tiene las respuestas» y cede este papel al resto de participantes.
  • No sentirse juzgado: Todas las personas que componen el grupo tienen sus problemas y sus dificultades y nadie juzga.
  • Sentimiento de pertenencia al grupo.
  • Se aprende de los errores y aciertos de los demás: se aprende de la experiencia de los otros y no de libros o teorías.
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos