Centro de desintoxicación en Valencia

Los adictos al sexo sienten un gran impulso de mantener relaciones sexuales de manera urgente y con cualquier persona. En el post de hoy hablamos de la adicción al sexo.

 

La adicción al sexo

Muchos especialistas prefieren llamar a este desorden «problemática de hipersexualidad» antes que «adicción al sexo». La adicción al sexo se refiere a un conjunto de conductas compulsivas, dirigidas a mantener relaciones sexuales generalmente con diferentes personas, con el fin de satisfacer un frecuente e intenso deseo sexual.

Pero ¿te has preguntado alguna vez cuánta cantidad de sexo es lo normal en una semana? No existe una respuesta generalizada y correcta, todo depende de cada pareja.

Lo que sí es un síntoma de alerta es cuando el deseo sexual es muy frecuente y la búsqueda de satisfacción ocupa una gran parte del día, trayendo consecuencias negativas, aquí sí que es probable que hablemos de adicción al sexo.

Ser adicto al sexo es llevar a cabo y mantener un comportamiento sexual destructivo.

La mayoría de los adictos al sexo son hombres, ya que este trastorno se presenta en menor grado en las mujeres.

La persona con dependencia patológica al sexo mantiene una actividad sexual excesiva, habitualmente promiscua e incontrolada.

 

Características de la persona con dependencia patológica al sexo

Suele presentar las siguientes características:

  • Pensamientos intrusivos y constantes sobre temas sexuales
  • Impulsividad
  • Falta de concentración en las tareas de la vida diaria
  • Falta de satisfacción momentánea, seguida posteriormente de un sentimiento de culpabilidad y la persistencia de la conducta repetitiva a pesar de las consecuencias negativas
  • Pérdida de control. Ya que se produce un malestar y un estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o la deja de hacer.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

Acciones que realiza la persona adicta al sexo

  • Masturbación
  • Encuentros con desconocidos sin protección
  • Cibersexo
  • La pornografía
  • La prostitución
  • El exhibicionismo
  • Voyerismo
  • Frotación en medios de transporte
  • Fetichismo
  • Otras prácticas que incluyen un gran gasto económico.

 

Conclusiones

La hipersexualidad es un trastorno que se debe tratar con una intervención adecuada, puedes buscar ayuda en un entorno abierto y tolerante, y con profesionales con alto grado de experiencia clínica.

Aunque te sientas perdido, avergonzado y solo, recuerda que hoy puede ser el comienzo de una nueva vida maravillosa.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos