Centro de desintoxicación en Valencia

La adolescencia es una etapa difícil y llena de cambios en la que muchos jóvenes se inician en el consumo de drogas. Las adicciones traen problemas muy graves en la edad adulta. Hoy, vamos a dar algunas ideas clave sobre que hacer si tus hijos consumen drogas.

 

Sus hijos y las drogas

Los primeros contactos con la droga suelen producirse durante la adolescencia. De hecho, según la última encuesta del Observatorio Español sobre Drogas, uno de cada cuatro estudiantes españoles de entre 14 y 18 años ha consumido cannabis en el último año y el 58,8% de los adolescentes se ha emborrachado. En la mayoría de los casos, las familias no son conscientes de hasta qué punto consumen sus hijos y cómo de problemática es esta situación. No hay que llevarse las manos a la cabeza ante el consumo de drogas, pero tampoco hay que analizar la situación y pensar que no pasa nada.

La adolescencia, por definición, es una época de rebeldía en la que el consumo experimental de sustancias puede resultar normal. Pero si los problemas relacionados con el consumo se acumulan, los padres deben tomar cartas en el asunto y abordar el problema con sus hijos.

Es muy importante detectar precozmente, sobre todo en los menores, el uso abusivo de cualquier droga, no sólo por los problemas de salud que pueden sufrir a corto y medio plazo, sino también por el riesgo de desarrollar una adicción.

 

Indicadores de que sus hijos están consumiendo sustancias

Hay varios indicadores que pueden alertar a los padres de que sus hijos están consumiendo sustancias:

  • Fisiológicos: olor a alcohol, aliento a tabaco, pupilas excesivamente contraídas o dilatadas, enrojecimiento e hinchazón de los ojos.
  • Comportamentales: alteraciones del sueño, cambio en los hábitos de alimentación, desórdenes horarios y no hacer las tareas de casa o del colegio.
  • Emocionales: irritabilidad, aplanamiento emocional, agresividad o aislamiento.

Si detectamos estos factores en nuestros hijos, lo primero que hay que hacer es sentarse a hablar con ellos.

 

¿Cómo actuar si creo que mi hijo se droga?

  • No dejarse llevar por el pánico.
  • Afrontar la situación sin pasarla por alto ni analizarla.
  • Actuar con serenidad y no dramatizar.
  • Acudir a un profesional que ofrezca orientación y asesoramiento para poder afrontar la situación de la manera más adecuada posible.
  • Dialogar y saber escuchar.
  • Ser firmes y claros defendiendo la posición.
  • Tratar de comprender ante qué situación nos encontramos realmente y cuál es su alcance.
  • No registrarlo, o estar todo el día a la caza haciendo de detectives. Respetar su derecho a la intimidad.
  • Contar con el visto bueno del joven antes de acudir a un especialista.

 

Prevención familiar

Los padres somos unos buenísimos agentes de prevención que podemos ayudar a nuestros hijos a enfrentarse a la epidemia de droga que sufrimos hoy en día.  La prevención familiar es una herramienta muy útil para desarrollar y fomentar en nuestros pequeños determinados factores de protección que reduzcan su vulnerabilidad ante el consumo de drogas. Pero esto no significa que debamos prohibir y castigar.

La clave está en fortalecer sus valores y habilidades para dotar al joven de herramientas que le permitan decidir por sí mismo. Fortalecer la seguridad en ellos mismos y su autocontrol, facilitar la integración familiar o establecer vínculos sociales son algunas de las cosas que se pueden hacer dentro de la familia para proteger a los más jóvenes del riesgo de convertirse en adictos.

Así, nuestros hijos estarán protegidos frente a las drogas y tendrán menos probabilidades de abusar de ellas, porque habrán desarrollado recursos personales y sociales para enfrentar el consumo.

Hoy, vamos a dar algunas ideas clave para ayudar a nuestros hijos a fomentar la seguridad en sí mismos.

La seguridad en uno mismo se va desarrollando gradualmente a lo largo de la vida. En la infancia, el sentirse aceptado y amado por los padres fomenta que el niño se sienta seguro de sí mismo. Los compañeros de colegio, maestros y otros familiares también van a influir en la autoestima del pequeño.

La persona segura de sí misma actuará de modo independiente, asumiendo sus responsabilidades y no dejándose llevar por la presión social y la opinión de los otros, algo muy importante cuando hablamos de que nuestro hijo sepa decir no a las drogas.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

¿Cómo fomentamos la seguridad en nuestro hijo?

1.- Aceptándolo tal y como es

Puede que nuestro hijo sea un poco gordo, o demasiado flaco, que no sea como esperábamos y que haya defraudado nuestras expectativas. Este problema es nuestro y no de él. Nuestro hijo es como es y tenemos que ser capaces de aceptarlo.

2.- Valorando sus avances y logros

Es importante aprovechar la más mínima oportunidad para señalar cualquier avance que nuestro pequeño haga.

3.- Manifestándole nuestra aceptación y cariño

Con gestos, besos o caricias, pero también diciéndolo con palabras.

4.- Creando expectativas ajustadas a sus capacidades

Por lo que debemos conocerle, saber qué le gusta y qué quiere. Los padres tenemos que priorizar sus necesidades y no nuestros deseos.

 

Conclusiones

Instituto Lidera, en colaboración con Síndrome Adicciones ha creado la «Escuela de Familias 3.0«. Un espacio donde los padres y madres podrán compartir sus inquietudes, dudas y miedos con respecto a la crianza de sus hijos, asesorados por profesionales y acompañados de otros padres en la misma situación. Infórmate sobre nuestras actividades y recursos.

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
Qué hacer si tus hijos consumen drogas

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos