Centro de desintoxicación en Valencia

En los últimos años y como consecuencia del cambio social, educativo, político, tecnológico, y sobre todo en el cambio de valores en nuestro mundo, podemos observar cómo ha habido un aumento peligroso del consumo de drogas en nuestros adolescentes y niños. Hoy vamos a hablar de ¿por qué se interesan los adolescentes con el consumo de drogas?

Las adicciones en niños y adolescentes pueden ser de varios tipos

  • Por un lado, puede desarrollarse una adicción a los videojuegos, a las redes sociales y tecnología en general
  • Por otro lado, se puede ser dependiente a los medicamentos estimulantes y al consumo de drogas psicoactivas.

 

Motivos por los que los adolescentes consumen drogas

Existen muchos motivos por los que los adolescentes consumen drogas o realizan actividades adictivas.

  • Curiosidad
  • Necesidad de experimentar
  • Necesidad de integración a un grupo
  • Afán de sentir otros estados perceptivos
  • Búsqueda de su propia identidad
  • Ayudarle a modificar sentimientos displacenteros (para huir de la tensión, el estrés, la frustración, etc)
  • Huir de la realidad
  • Expresar independencia
  • Rebeldía
  • Sentirse adulto

 

Señales de riesgo

Pero, ¿cómo determinar que un adolescente tiene dependencia a alguna sustancia o actividad?, ¿cuáles son las señales de riesgo? Está absorbido por la dinámica de la dependencia (ya no hay control sobre ella, sobre su conducta y consecuencias):

  • Aislamiento
  • Problemas académicos
  • Problemas de salud
  • Trastornos alimenticios
  • Sedentarismo
  • Obesidad
  • Baja autoestima
  • Conflicto en el manejo de las destrezas sociales
  • Dificultad en la comunicación
  • Mediación de conflictos
  • Reto a la autoridad
  • La irritabilidad y agresividad
  • Tristeza constante
  • Problemas de sueño

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

¿Qué puedo hacer como padre y educador?

Los factores de riesgo y de protección pueden afectar a los niños durante diferentes etapas de sus vidas. En cada etapa, ocurren riesgos que se pueden cambiar a través de una intervención preventiva, antes de que puedan desarrollarse problemas de conducta.

Algunos factores de protección, como un fuerte vínculo entre padres e hijos, pueden tener un impacto mayor en reducir los riesgos durante los primeros años.

Los padres son muy importantes en las primeras etapas, son los que marcan los estilos de vida. Hay que poner el máximo acento en que los niños vean prácticas saludables en casa, y entiendan por qué son necesarias. Seamos un buen ejemplo. Fíjese cómo su comportamiento puede afectar a sus hijos.

Debemos promover y proporcionar desde la infancia un estilo de vida saludable, incluyendo la dietas y hábitos nutricionales, el patrón de conducta personal y comportamiento (horas de televisión, videojuegos), los hábitos (tabaco, alcohol), deporte (actividad física, sedentarismo), la estructura social. Por consiguiente se debe establecer límites adecuados y razonables en cuanto a horarios, actividades y demás reglas en casa.

La comunicación es fundamental entre padres e hijos, explíqueles por qué determinadas sustancias son perjudiciales. Estimúlelos a hacer preguntas. Hábleles a sus hijos acerca de la presión por ser aceptado. Jugando a simular situaciones los puede enseñar a ser asertivo y a aprender a decir ‘no’ a hábitos y personas perjudiciales para él.

Usted juega un papel imprescindible a la hora de ayudar a que sus niños comprendan el sexo en términos de amor, intimidad y respeto, al igual que de enseñarles cómo protegerse para evitar un embarazo y enfermedades de transmisión sexual.

Piense en los mensajes sexuales y los mensajes sobre drogas que sus hijos están recibiendo en el colegio, en la televisión o en las películas. Hable con sus hijos acerca de estos mensajes y estimúlelos a hacer preguntas.

Sea razonable, amable, flexible y comprensivo, si sus hijos sienten miedo de cómo usted va a reaccionar, será menos probable que hablen con usted cuando se estén sintiendo presionados, cuando tengan dudas o cuando estén preocupados con respecto a asuntos relacionados con el sexo, las drogas, su entorno social o su modo de ver la vida.

“Cuida tus pensamientos ellos se convierten en palabras, cuida tus palabras ellas se convierten en acciones, cuida tus acciones ellas se convierten en hábitos, cuida tus hábitos ellos se convierten en carácter, cuida tu carácter este se convertirá en tu destino” Lao Tse

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos