Centro de desintoxicación en Valencia

Os presento una selección de seis de las mejores películas sobre adicción a las drogas que podéis disfrutar. Grandes actores encarnan el difícil mundo de la dependencia a las sustancias, desde diferentes perspectivas. Algunas son historias reales, otras películas creadas a partir de la historia de un libro, sin duda todas crudas, maravillosas y relatos que nos hacen pensar e introducirnos en las vidas

 

Diario de un rebelde

Titulada originalmente The Basketball Diaries. Es una película de 1995 basada en el libro del mismo nombre.

Jim Carroll es un adolescente que vive en la ciudad de Nueva York y espera ser un gran jugador de baloncesto y entrar a la universidad por medio de una beca deportiva, pero éste después de probar la cocaína, se encuentra de pleno en el mundo de las drogas (se hace adicto a la heroína).

A Jim le espera un largo camino por el cual salir de las solas y peligrosas calles de Nueva York.

 

Trainspotting

Es una película escocesa de 1996 dirigida por Danny Boyle y basada en la novela homónima escrita por Irvine Welsh.

Trata de un grupo de heroinómanos de Edimburgo que no tienen aspiraciones en su paso por la vida. La ‘filosofía’ de vida que presenta el personaje principal, Mark Renton, se resume en una simple pregunta: ¿para qué elegir un modelo de vida?

Renton señala al principio de la película que seguir a la masa y llevar una vida normal es complicado. El adicto no trabaja, no tiene pareja, no tiene responsabilidades ni moral, solamente tiene que preocuparse de conseguir algo que vender para costear su adicción. No se estresa, no tiene controversias amorosas y es bastante individual.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se da cuenta de que no puede estar sumido en un destino circular, por lo que decide ser útil, ya que, si hay algo peor que una vida monótona, aburrida y predecible, es vivir escapando de ella.

La conciencia de Mark es Diane, la cual confía en el cambio, en el cambio de las drogas. Teme que Mark tire por la borda su vida. Este filme desentraña la extraña perspectiva de este drogodependiente.

 

Cuando un hombre ama a una mujer

Extraordinario melodrama aclamado por la crítica y protagonizado por dos actores realmente maravillosos. Michael (Andy García) su esposa Alice (Meg Ryan) son un apasionado matrimonio que ha luchado por formar una unida familia junto a sus dos hijas.

Sin embargo, el dolor y el sufrimiento hacen su entrada en escena cuando un secreto pasado de Alice comienza a cernirse de nuevo sobre ella: su tendencia al alcohol. Michael hará todo lo posible para evitar el derrumbe de una familia que se desmorona. Sin unas copas se siente incapaz de afrontar cualquier compromiso social.

Cuando su marido se da cuenta, intentará hacer frente a la situación convenciéndola de que ingrese en un centro de desintoxicación para tratar su alcoholismo.

Una película donde el amor huye del sentimentalismo y se convierte en una realidad que supera cualquier obstáculo.

 

Requiem por un sueño o Requiem for a Dream

Es una película estadounidense del año 2000, basada en la novela homónima de Hubert Selby Jr de 1978.

Harry (Jared Leto) y su madre (Ellen Burstyn) tienen sueños muy distintos: ella está permanentemente a dieta esperando el día en que pueda participar en su concurso televisivo preferido.

La ambición de Harry y su novia Marion (Jennifer Connelly) es hacerse ricos vendiendo droga y utilizar las ganancias para abrir un negocio propio, pero nunca tienen el dinero suficiente para ello. A pesar de todo, Harry y Marion no se resignan y harán lo inimaginable para conseguir la vida que anhelan.

 

Blow

Es una película estadounidense dramática de 2001 dirigida por Ted Demme y escrita por David MacKenna y Nick Cassavetes. Está basada en el libro Blow.

Trata de cómo un muchacho de un pequeño pueblo hizo $100 millones con el Cartel de Medellín y de cómo lo perdió todo.

Publicado en 1993 por Bruce Porter, inspirado en hechos reales.El protagonista de la historia cumple condena en la cárcel hasta el año 2015

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

Traffic

Es una película estadounidense dirigida por Steven Soderbergh que relata varias historias sobre distintos personajes relacionados con el mundo de las drogas y el narcotráfico entre México y Estados Unidos. Está protagonizada por Michael Douglas, Benicio del Toro y Catherine Zeta Jones.

Un político conservador (Michael Douglas) que es designado como el líder de la lucha contra las drogas descubre que su propia hija adolescente es drogadicta. La esposa de un narcotraficante (Catherine Zeta Jones) lucha para salvar el negocio de su marido, mientras dos agentes de la DEA (Luis Guzmán y Don Cheadle) protegen a un testigo que conoce el funcionamiento de los negocios de ella.

En México, un policía corrupto (Benicio Del Toro) descubre que su jefe está metido también en el tráfico de drogas. Un muy buen film coral, con un elenco de primera, que en el año 2000 ganó 4 Oscars incluyendo mejor película.

 

28 días

Gwen Cummings (Sandra Bullock) es una periodista de éxito a quien le gusta mucho beber y divertirse en compañía de su novio Jasper (Dominic West) y sus numerosos amigos. El problema es que no sabe poner límites a su propio comportamiento. Sin embargo, cuando en la boda de su hermana Lily (Elizabeth Perkins) aparece bebida y decide coger prestada la limusina y se estrella contra el porche de una casa, deberá ingresar en una clínica de rehabilitación fuera de la ciudad, por un período de 28 días, dirigida por Cornell (Steve Buscemi).

Al principio está todo el día cabreada, piensa que los otros alcohólicos son una panda de majaderos, pero poco a poco se dará cuenta de:

  1. Que ella es la principal majadera
  2. Que ya va siendo hora de poner un poquito de orden en la propia vida y de comenzar a pensar en los demás.

Una vez dentro de la clínica de rehabilitación, Gwen tratará de dar un giro radical a su vida e intentará superar su adicción al alcohol y las drogas. Dentro de la clínica estará rodeada de un grupo de internos con un sentido del humor muy especial, entre quienes destaca su compañera de cuarto Andrea (Azura Skye), una adolescente de 17 años adicta a la heroína; y Eddie Boone (Viggo Mortensen), quien se sentirá atraída por ella.

Sandra Bullock es la protagonista absoluta de este drama al que no faltan unas gotas de humor. Para preparar las escenas de terapia de grupo con alcohólicos, la actriz visitó un centro de rehabilitación auténtico, y se comportó como una paciente más en una sesión de grupo.

 

Días de vino y rosas

La película es un estudio de lo destructivas que pueden ser las adicciones en la vida de una persona.

Narra el viaje al abismo que emprende un joven matrimonio de clase media a causa de su adicción al alcohol y las consecuencias vitales que eso conlleva.

Joe Clay (Lemmon) es un eficiente trabajador dedicado a las relaciones públicas, por lo que está habituado a ser un bebedor social. Un día conoce a una joven secretaria llamada Kirsten (Remick) y ambos congenian rápidamente. Al tiempo deciden casarse e incluso tener una hija, la convivencia es buena pero poco a poco Joe se aficiona de manera peligrosa a la bebida.

Kirsten es abstemia pero termina por probar el alcohol junto a su marido, en parte para aliviar los problemas que la propia bebida les ha ido creando. Una vez que ambos han caído en sus garras ya no tienen referencia alguna para salir del agujero ellos solos. Los trabajos se pierden, su hija es llevada con los padres de ella y los dos entran en una espiral de destrucción.

Este film muestra una particularidad con respecto al alcoholismo: la tendencia latente a adquirirlo.

Joe, una vez en recuperación, discute con su “padrino” (compañero de la comunidad AA que lo acompaña emocionalmente en su ardua lucha para mantenerse sobrio), acerca de la culpa que siente por haber inducido a Kirsten al alcoholismo; se siente totalmente responsable. En esa discusión surgen aspectos reveladores de la tendencia que su esposa ya tendría para desarrollar esta adicción, sin saberlo. Los dos intentarán rehabilitarse de diversas maneras, a veces juntos, a veces solos, pero su lucha contra el monstruo del alcoholismo no será fácil en modo alguno.

Es una película muy realista: demuestra claramente que en las adicciones la voluntad propia es fundamental para lograr la recuperación. Recomendable para quienes son, o han sido afectados, por alcohólicos u otros adictos en su entorno más cercano.

 

Conclusiones

Hablar de sueños es como hablar de películas, ya que el cine utiliza el lenguaje de los sueños: años pueden pasar en segundos y se puede saltar de un lugar a otro” Federico Fellini

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
Grandes películas sobre adicciones

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos