Centro de desintoxicación en Valencia

La familia y la pareja tienen un papel importantísimo en el tratamiento de las drogodependencias. En primer lugar, son ellos los que empujan y motivan al enfermo para que acuda a un centro de desintoxicación.

 

El papel de la familia en el centro de desintoxicación

En la mayoría de las familias en las que uno de sus miembros sufre un problema relacionado con las adicciones se observan una serie de conductas desadaptativas que perpetúan la propia adicción.

Por ejemplo, la tendencia a proteger y controlar a la persona adicta por parte de los demás miembros de la familia o el intentar contener sus sentimientos y emociones son comportamientos que ayudan a mantener la adicción.

A estos comportamientos se los conoce como co-dependencia y obstaculizan el hecho de que la persona adicta acepte su responsabilidad frente al consumo de sustancias y acuda a un centro de desintoxicación.

 

Etapas por la que pasa la familia de un adicto

Pueden observarse distintas etapas por las que pasa la familia de una persona con un problema de adicción antes de entrar en un centro de desintoxicación:

  1. Al principio, lo más habitual es que la familia niegue o minimice el problema.
  2. Cuando las muestras de la enfermedad empiezan a ser evidentes la familia comienza a supervigilar al enfermo en un intento de tenerlo controlado.
  3. Con este tipo de comportamientos se consigue que toda la vida familiar gire en torno a la enfermedad.
  4. Después de múltiples esfuerzos infructuosos la familia recurre a un centro de desintoxicación.

Cuando una persona enferma decide ingresar en un centro de desintoxicación, los profesionales que allí trabajan solicitan la colaboración del entorno familiar del cliente, para que le ayuden a cumplir una serie de pautas (horarios, rutinas…).

En esta situación, la familia puede adoptar dos posturas, la vigilancia del enfermo o confiar en la voluntad del mismo.

  1. La vigilancia del enfermo

En el primer caso, la vigilancia impide que el enfermo se haga responsable de su enfermedad y la abstinencia acaba dependiendo de la eficacia de los demás.

  1. Confiar en la voluntad del mismo

En el segundo caso, el enfermo se ve desamparado al tener que afrontar situaciones cotidianas para las que todavía no se ve preparado, con el consiguiente estrés y riesgo de recaída que esto genera.

La posición adecuada de la familia consiste en mantener una posición flexible e intermedia entre las dos situaciones anteriores. La comunicación fluida con el equipo del centro de desintoxicación va a permitir que la familia adquiera recursos para lidiar con las situaciones difíciles que lleven al paciente a una recaída.

 

Consejos para que la familia sepa actuar en el proceso de desintoxicación

De forma simplificada, nos gustaría ofrecer una serie de consejos básicos para que la familia sepa cómo actuar durante el proceso en el centro de desintoxicación:

  • En primer lugar, hay que aceptar la situación y acudir a un centro de desintoxicación que ofrezca un tratamiento especializado.
  • Ser consciente de que la adicción es una enfermedad, no un vicio.
  • Buscar los valores de la personalidad del enfermo que todavía quedan lúcidos y tratar de estimularlos.
  • Informar al enfermo de los pasos que se van a dar y dejarle participar en la toma de decisiones cuando sea posible.
  • Recordar al enfermo las actividades que antes le interesaban e introducir otras nuevas.
  • No rendirse, es un camino largo difícil pero no en vano.

Dejar las drogas es un proceso duro y complejo para la familia. Por ello, es recomendable que no sea un sólo miembro quién cargue con toda la responsabilidad, sino que varias personas se vayan turnando para permitir el desahogo.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos