Centro de desintoxicación en Valencia

El proceso de recuperación de una adicción requiere mucha fuerza de voluntad, sobre todo cuando una vez superada la dependencia física, es posible encontrarse con situaciones que afectan y despiertan nuevos deseos de tomar drogas. En este post nos centramos en uno de los estados emocionales que influyen en las recaídas en las drogas: el craving. Quédate con nosotros e infórmate sobre cómo puedes evitar esta situación.

 

¿Qué es el craving?

El mantenimiento de la abstinencia es una de las partes fundamentales del tratamiento integral de la dependencia a sustancias. Se ha observado que la mayoría de las recaídas se producen cuando el dependiente lleva un largo tiempo sin consumir y los síntomas del síndrome de abstinencia han desaparecido por completo.  ¿Cómo podemos explicar este fenómeno?

Este concepto, que podríamos traducir como anhelo o ansia, se define como un deseo irrefrenable de consumir una droga o como una urgencia intensa para el uso de sustancias durante la abstinencia. Es considerado por algunos investigadores como el factor más importante de abandono terapéutico y es el causante de la mayoría de las recaídas después de largos periodos de abstinencia.

Son muy importantes los factores como los estímulos medioambientales, los estados afectivos del adicto y el estrés que sufre. Solo es necesario un momento de debilidad para recaer en el consumo. Es por ello por lo que es muy importante plantearse actividades y recurrir a métodos si se sufren una de estas situaciones.

Con frecuencia los denominados coloquialmente “Tirones” o deseos de consumir alcohol u otras drogas cuando uno se halla en periodo de abstinencia (también denominado Craving), trae diversas confusiones en su interpretación, debido sobre todo al profundo desconocimiento de las causas que lo provoca.

En primer lugar, un “Tirón” es la consecuencia final que todo alcohólico y/o drogadicto sufre como consecuencia de la alteración de su estado de ánimo y que como ya viene siendo habitual a lo largo de su vida, recurre finalmente al alcohol o a otra sustancia psicotrópica como medio de calmar o “Anestesiar” dicha alteración o estado emocional.

Por tanto lo más importante del “Tirón” no es solamente su propia identificación y solución, que sin duda es fundamental para evitar una recaída, sino como se origina el mismo y las causas que habitualmente lo producen.

Asimismo, esta situación puede tener diversos estados, los cuales se describen a continuación:

 

1.- Como respuesta a los síntomas de la abstinencia

Se da cuando el adicto aun consume una tasa alta de la droga, y de forma muy frecuente. En el momento en el que dejan de tomar esa droga, sienten un malestar general al que creen que es necesario poner remedio volviendo al consumo. En resumidas cuentas, necesitan volver a sentirse bien. 

 

2.- Como respuesta a la falta de placer

Existen momentos de aburrimiento, debilidad o simplemente no se encuentran las ganas para seguir esforzándose. Por tanto, este deseo de volver a consumir se intensifica, viendo en la sustancia adictiva una solución. Se trata en definitiva de «automedicarse».

 

3.- Como respuesta condicionada a las señales asociadas a la droga

Una persona adicta, al igual que ocurre con cualquier otra situación, suele asociar al consumo una serie de señales. Una calle, una fecha, un bar, una persona, etc. Al verse expuesto a estos estímulos los deseos de consumir regresan, y es necesario superarlos para no verse de nuevo en la enfermedad.

 

4.- Como respuesta a deseos hedónicos

Este tipo de deseo se da cuando se combina el uso de una droga con una actividad que es placentera, como el sexo. Al realizar esta actividad posteriormente sin la droga se experimenta esta situación.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

¿Cómo se puede afrontar?

Es tarea tanto del adicto, como de las personas que le apoyan y de los profesionales que abordan su tratamiento, el de emplear ciertas técnicas y métodos en el momento en el que se dé esta situación. Algunos expertos en el tema proponen las siguientes intervenciones:

  • Registro y análisis de los momentos en los que se da esta situación, de modos que se pueda prever con más exactitud en el futuro.
  • Dejar claro al paciente las consecuencias que podría sufrir en el caso de volver a consumir tras una de estas situaciones.
  • Hacerle saber al adicto que estas situaciones no siempre son una consecuencia de las situaciones de riesgo descritas en el apartado anterior.
  • Aplicar métodos de control y evitación de estímulos que lleven al consumo.
  • Disponer de actividades alternativas si se producen estas situaciones de deseo de consumo.

 

Ejemplo de craving

Veamos a modo de ejemplo como “Tirando del hilo” se puede entender cómo se origina una “Tirón” para que de esta forma podamos anticiparnos y por tanto prevenirlo, para evitar que acabe teniendo consecuencias más graves como las de una recaída.

Imaginemos a Juan, paciente alcohólico en recuperación, que después de estar a punto de perder su salud, su familia y su trabajo, consigue volver a recuperarlo todo después de llevar un tratamiento adecuado siguiendo todas las pautas que se le indican.

Un día, cuando llega a su trabajo le comunican que ha sido despedido por problemas de bajo rendimiento según su jefe, lo que él argumenta que no es cierto y que incluso desde que está en proceso de recuperación, rinde mucho más a lo que su jefe le contesta que antes de iniciar su tratamiento, era más productivo, lo que le provoca una tremenda emoción de “Rabia” e “Impotencia” al verse sin empleo y que aún encima al estar en recuperación parece, según su jefe, que rinde menos.

Al llegar a su casa, su mujer se enfada diciéndole que si no había tenido bastante con su enfermedad, al final acaban despidiéndole en el peor momento económico de la familia y le acusa de no haber puesto lo mejor de sí mismo en su tarea profesional, lo que le produce una emoción combinada de más rabia, junto con depresión, culpa y una tremenda frustración, al sentir que no vale para nada como persona, ni como profesional ni como padre de familia.

Al final, le aparece un fuerte tirón de consumo y finalmente termina consumiendo lo que le provoca una terrible recaída, que agrava más si cabe la situación familiar y económica y que provoca una mayor Auto-devaluación personal de Juan.

Si tiramos de ese hilo al que antes hacíamos referencia, veremos que todo comienza incluso antes de ser despedido, pues no tenía la capacidad y la fortaleza de afrontar una situación como ésta, que puede ocurrir en cualquier momento. Le sigue el descontrol emocional cuando le notifican que ha sido despedido y cuando llega a casa y ante la incomprensión o enfado de su mujer, decide tirarlo todo por la borda, lo que hace empeorar las cosas.

En resumen, la fortaleza emocional y la capacidad de afrontar situaciones difíciles que la vida nos va poniendo cuando estamos saliendo de un tratamiento de recuperación, es la clave para evitar una situación desastrosa. Hay que tener las ideas muy claras y tener muy presente que las cosas pueden suceder y que tenemos que desarrollar la capacidad de “Aceptación Total” ante cualquier circunstancia.

Con posterioridad, las emociones que nos aparecen como en el caso de Juan, tales como Rabia, Impotencia, Depresión, Culpa y Frustración, es posible que no podamos evitarlas pero si podemos reducir su intensidad de manera que se conviertan en Enfado, Tristeza, Arrepentimiento y aceptación lo que sin duda nos afectará pero no nos conducirá a una recaída.

 

Conclusión

En resumen, podemos definir el craving como una de las características básicas de la adicción, que se define como la intensificación del deseo de droga ante señales asociadas al consumo. Es crucial enseñar al dependiente a analizar y afrontar este deseo para que desaparezca sin necesidad de consumir.

Por tanto podemos observar que las recaídas son evitables y prevenibles, sabiendo en todo momento que los tirones son los indicadores clave para avisarnos de que algo no está funcionando bien dentro de nosotros y que si analizamos y recorremos el trazado del tirón, veremos que detrás del miso se esconden emociones disfuncionales muy desproporcionadas.

En Síndrome Adicciones conocemos este fenómeno como «Tirón» y gran parte de nuestra terapia se basa en trabajar con el cliente distintos recursos para poder hacerle frente.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Llámanos