Centro de desintoxicación en Valencia

James James Prochaska y Carlo Diclemente identifican seis fases por las que pasa cualquier adicto a alguna sustancia en un proceso de cambio. En el tratamiento es necesario reconocer en qué fase se encuentra el sujeto. En el artículo de hoy hablamos de los estadios y procesos de cambio en las adicciones.

 

Estadios de cambio de Prochaska

James Prochaska y Carlo Diclemente han intentado dar respuesta a la pregunta “¿Qué es lo que hace cambiar a las personas cuando pretenden modificar alguna situación indeseable o problemática?”. Estos autores han planteado un modelo transteórico compuesto por estadios, procesos y niveles que explica las fases por las que pasa una persona con un problema de consumo de sustancias en el proceso de cambio de la conducta problema.

En primer lugar, los estadios representan la dimensión temporal y responden a la pregunta ¿Cuándo cambia la gente? Para alcanzar el éxito en el cambio se debe tener muy en cuenta la etapa en la que se encuentra el sujeto en relación con su problema, en este caso la adicción.

Los procesos de cambio se refieren a la dimensión procesal, es decir, explican cómo cambian las personas. Son las herramientas utilizadas por cada individuo en su propósito de solucionar determinados problemas.

 

Proceso de cambio

1.- En la etapa de precontemplación

La persona desconoce que determinadas conductas que realiza ponen en riesgo su salud. En este estadio, el sujeto no tiene conciencia de la existencia de un problema o si lo reconoce, no quiere realizar ningún cambio en su conducta para solucionarlo.

 

2.- Etapa contemplativa

Se da cuando el sujeto es consciente de que ya existe un problema relacionado con las drogas. Lo que caracteriza a esta fase es que la persona se encuentra dispuesta a realizar cambios en su conducta en los seis meses siguientes.

 

3.- Fase de preparación

La persona piensa seriamente modificar su conducta en un futuro próximo (dentro de los próximos 30 días) y ha dado ya algunos pasos en su objetivo.

 

4.- Fase de acción

La fase en la que el sujeto se encuentra trabajando activamente en la modificación de su conducta se conoce como acción. Abarca los seis primeros meses desde que se da el paso hacia el cambio.

 

5.- La etapa de mantenimiento

Se caracteriza porque el sujeto ha adoptado como hábitos las nuevas conductas adquiridas y las lleva realizando durante más de seis meses.

 

6.- En la finalización

El cliente ya no necesita la utilización de ningún proceso de cambio para impedir la recaída.

 

Recaída

El modelo contempla la posibilidad de que se produzcan recaídas y el adicto deba iniciar nuevamente el ciclo. No obstante, en la mayoría de las recaídas, el usuario vuelve a empezar en la etapa de contemplación o precontemplación. Es por esto por lo que se dice que el cambio no sigue un patrón lineal sino más bien en espiral.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

Procesos de cambio

Los procesos de cambio que encontramos con frecuencia en las personas con problemas con las drogas son los siguientes:

 

  • Concientización: Se refiere a las actividades que pretenden aumentar el grado de información de la persona sobre su problema. El objetivo es que el adicto tome conciencia de la existencia de un problema.

 

  • Autoreevaluación: A través de determinadas actividades se intenta que la persona reflexione sobre la necesidad de cambiar o no las cosas que están entrando en conflicto con su sistema de valores.

 

  • Reevaluación social: El individuo considera que, si el cambio sucede, su entorno sería más saludable.

 

  • Autoliberación: Después de revaluar la situación, la persona toma la decisión de cambiar su conducta problema.

 

  • Liberación social: Consiste en la modificación del entorno de forma que el sujeto tenga más alternativas que el consumo de sustancias.

 

  • Relieve dramático: Se produce cuando se experimentan y se expresan las emociones producidas por las consecuencias negativas que conlleva la conducta problema.

 

  • Contracondicionamiento: Con el que se pretende modificar la conducta que se producía ante la droga y los estímulos relacionados con ella por otra conducta más adapatativa.

 

  • Control de estímulos: Reestructurar el ambiente para reducir la probabilidad de que el contacto con la droga se produzca.

 

  • Relaciones de ayuda: Son esenciales para lograr el cambio y pueden venir tanto de familiares y amigos como de profesionales.

 

Balance decisional

El modelo de Prochaska y Diclemente habla además del balance decisional, es decir, la valoración de las ventajas versus desventajas que hace el sujeto sobre el llevar a cabo las conductas saludables.

El resultado final de este balance siempre va a depender de la etapa en la que se ubique la persona.

Por último, este modelo da una importancia suprema a la motivación como el factor de cambio más importante y atribuye al sujeto un rol activo en el comportamiento.

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Llámanos