Centro de desintoxicación en Valencia

El azúcar es el nuevo tabaco. Es muy difícil evitar el consumo de azúcar ya que numerosos alimentos, que tomamos diariamente, contienen azúcar. Este hecho hace que gran parte de la población es adicta a esta sustancia. En el post de hoy hablaremos de la adicción al azúcar.

 

La adicción al azúcar

El azúcar utilizado como un capricho ocasional es un alimento natural que proporciona energía de forma inmediata. No obstante, la producción en masa de los últimos años ha hecho que encontremos azúcar incluso en los alimentos más insospechados.

Se da una situación paradójica, en los últimos años ha desprendido el consumo de azúcar de mesa mientras que se ha disparado el uso de azúcares en productos elaborados e industriales. Lo que significa que consumimos azúcar sin ser conscientes de ello.

En los últimos 150 años el azúcar se ha introducido en nuestra dieta hasta el punto en el que hoy en día se lo conoce como «el tabaco de nuestro tiempo«. Endulza nuestra vida, pero también se está viendo que puede llegar a ser una sustancia incluso más adictiva que la cocaína.

El laboratorio del Connecticut College estudio la preferencia de las ratas por la cocaína y el azúcar. La mayoría de los roedores elegía el azúcar antes que la cocaína incluso si habían probado sus efectos previamente.

El azúcar, a diferencia de las grasas y otros alimentos, interfiere con el apetito del cuerpo creando un deseo insaciable a seguir comiendo, un efecto que es responsabilidad de la industria alimentaria por utilizarlo para incrementar el consumo de sus productos.

Quienquiera que coma azúcar quiere más y más, incluso cuando ya no tienen hambre. Dale unos huevos y dejará de comer en cualquier momento. Dale unas galletas y comerá y comerá sin importar si le duele el estómago”.

El azúcar, por lo tanto, es una forma de la adicción. Es tan difícil luchar contra un antojo de dulce como lo es por un cigarrillo. Es por ello por lo que las dietas funcionan temporalmente. La terapia de adicción sería más adecuada.

 

La Organización Mundial de la Salud

En la actualidad nos encontramos con una epidemia de diabetes y obesidad en la sociedad. Los expertos recomiendan la reducción en un 30% del azúcar añadido en los alimentos para frenar esta plaga.

Hay pruebas más que evidentes que relacionan los refrescos y la comida con azúcares añadidos con la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Una lata de refresco de cola puede contener hasta 9 cucharaditas de azúcar; incluso algunos yogures desnatados pueden contener hasta cinco cucharadas de esta sustancia. El pan, la verdura congelada, la comida precocinada, la bollería, la pasta, la leche, la salsa de tomate y toda aquella comida que ha sufrido un proceso de elaboración lleva azúcar añadido. Un truco básico, si uno de los tres primeros ingredientes del alimento es azúcar no lo compre.

Se estima que en España el consumo de azúcar es de 120 gramos por persona y día. Una cantidad muy superior a los 55 gramos que recomienda la Fundación Española de Nutrición, pero muy por debajo d lo que se ingiere en Alemania, Reino Unido o USA.

Respecto a los niños, la Organización Mundial de la Salud recomienda que el azúcar constituya menos del 10% de la dieta diaria del niño. Cereales, galletas, zumos, yogures… muchos de los productos con los que crecen los pequeños están compuestos fundamentalmente de azúcar, lo que les convertirá en adultos menos saludables.

El azúcar no solo es la causa de la obesidad infantil, esta sustancia también puede ser la responsable de las malas notas en el colegio. El azúcar disminuye considerablemente la concentración, eleva el riesgo de ira y produce cambios e inestabilidad en el humor.

 

imagen sobre el tratamiento de adicciones

 

 

Artículo escrito por
¿Te ha gustado el artículo?
¿Adicción al azúcar?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos