Misión, Visión y Valores

Síndrome Adicciones

Síndrome Adicciones es un centro de tratamiento y rehabilitación de adicciones en Valencia con médicos, psicólogos y terapeutas altamente cualificados. Más de 10 años de experiencia luchando contra las drogodependencias. Centro autorizado en el registro de centros, servicios de atención y prevención de las drogodependencias de la Comunidad Valenciana

Misión

En Síndrome Adicciones mejoramos la salud de las personas, mediante su firme compromiso de cambio integral en la forma de vivir la vida y a través de experiencias diseñadas específicamente en nuestro centro, provocando su felicidad personal y mejorando la sociedad en la que vivimos.

mision
vision

Visión

En Síndrome queremos ser el referente del tratamiento de las adicciones consiguiendo que se nos identifique como la solución más factible y a medida para producir un cambio integral en la vida de las personas.

Valores

Compromiso

Todo el proyecto de Síndrome Adicciones circula alrededor de un eje central que es, la sanación para vivir mejor y más felizmente. ¿Cómo? A través de un cambio integral de nuestros hábitos y compartiendo una serie de experiencias en nuestro centro en el corto plazo. Pues bien, en Síndrome nos comprometemos a que el cliente lo consiga de verdad. A cambio, el cliente se debe de comprometerse con Síndrome, a seguir rigurosamente el tratamiento y las pautas prescritas por Síndrome.

Existe pues, un contrato real desde el principio con el cliente, de común acuerdo, por una compensación y con unos plazos de cumplimiento. De la misma manera, todos los Stakeholders (proveedores, empleados, accionistas) también se comprometen con esta misión, de no ser así deberán abandonar el proyecto perdiendo su dinero y lo que es más valioso, su tiempo y sus ideas.

Empatía

La única forma válida de poder resolver los conflictos internos y externos y de acertar en un diagnóstico y proponer un tratamiento que solucione íntegramente los problemas, está en ponerse dentro de los zapatos de los clientes, y entender de verdad sus circunstancias personales. Requeriremos a los Stakeholders de Síndrome la misma empatía, ya que a la hora de solucionar los problemas del proyecto y prestar un servicio adecuado al cliente, deben de tener en cuenta las circunstancias especiales.

Esperanza

Una vez el cliente ha entrado en contacto con Síndrome, hemos entendido su problema y le hemos propuesto un tratamiento, para poder llegar a un acuerdo de lo que cada parte se ha de comprometer, debemos de tener como empresa, esperanza de que el cliente va a cumplir. En caso contrario, no aceptarlo como cliente, sería malo para nosotros y malo para él. Por su parte, el cliente debe de tener esperanza de que le vamos a cambiar su vida a mejor y, de la misma forma, si el cliente no lo cree o Síndrome detecta que no lo cree de verdad, no aceptarlo como cliente con valentía. Y así, por extrapolación, nos deberemos de conducir todos los miembros de la organización y conducirnos siempre con la esperanza/certeza de que todos los casos van a ser exitosos o abandonar Síndrome.

Predilección

Ese amor o afecto por nuestros clientes, prefiriéndolos a ellos a otras cosas de la vida. Este valor trata de explicar el por qué es necesario, para pertenecer a este proyecto, que amemos nuestro trabajo hasta el punto de que no sea percibido como un trabajo en sí mismo. Debería de verse más como un hobby, pasatiempo, diversión u otra cosa parecida, sólo así, seremos capaces de renunciar, en parte claro está, a otras cosas de la vida y poder volcarnos en ayudar a nuestros clientes.

Por ende, debemos de perseguir y exigir esto mismo en nuestros proveedores y acreedores. Esto sería muy difícil de conseguir, por no decir imposible, si no fuera por la aplicación del siguiente valor.

Fidelidad

En Síndrome, consideramos la fidelidad como única vía para que, tanto las personas que son empleados de la organización como las personas que no lo son, lleguen a alcanzar un nivel suficiente de dilección y conseguir así cumplir con nuestra misión.

Esto permite ver lo ajeno como propio ya que el cliente se sentirá como en su casa y el empleado y prestador de servicios se verá como un anfitrión. Por lo tanto si todos somos fieles con nuestro compromiso existirá un convenio que se basa en la fidelidad, más allá del corto plazo y la auto-exclusión. Desde la perspectiva del cliente es fundamental que esa fidelidad esté lo suficientemente consolidada para que hagan buena la frase: “Nuestro mejor cliente es un apóstol y un devoto de Síndrome”. Es nuestro marketing, nuestra comunicación, nuestra prescripción, tienen que permitir construir comunidades físicas y virtuales duraderas en el tiempo.

Entusiasmo

Es el último valor pero representa el fuel o la gasolina que conseguirá que este proyecto no sea flor de un día. ¿Cuantos proyectos han comenzado con mucha ilusión y luego se marchitan con el tiempo? El entusiasmo es algo trascendental dentro de nuestras motivaciones. Esa vocación de ser anfitriones y ayudar a los demás se convierte en voluntad de hacer si eres una personas entusiasta y que se apasiona con las cosas. Sin llegar a la obsesión pero coqueteando con ella. Es nuestra gasolina y no puedes ser de Síndrome sin tenerla.